sábado, 18 de mayo de 2013

Preguntas


¿Podrían ser las cosas distintas? Sí, podrían. Si fuéramos un poco más valientes quizás estaría ahora enredada en tus sábanas.
Te extraño en mi metro cuadrado. Extraño preguntarme por qué ahora y no ocurrió esto durante los últimos cinco años. ¿Por qué Iris ya no me suena igual? ¿Por qué cada vez que te voy a ver se me acelera tanto el corazón? ¿Por qué cuando me tomas de la mano me cuesta tanto respirar? Ahora sufro un poco cuando escucho de las cosas que haces con alguien más… y me cansa un poco, me roba las ganas de seguir ahí, de esperar tranquila a que te decidas.  ¿Por qué no te dices que ya es suficiente y que, por primera vez, no vas a tener miedo y te vas a atrever?
¿Qué es lo que tengo que hacer? Tal vez debí ponerte más nervioso, besarte más, tocarte más. Debí bailar contigo, debí haberte rasguñado un poco más, escucharte con más atención, leerte mejor, disculparme, aprender de mis errores, y esperar por tus procesos… no que te adaptaras a los míos, ni yo a los tuyos… quizás era sólo esperar a que coincidieran.
Como sea. No estaré aquí siempre. Te extraño. Te quiero.

jueves, 16 de mayo de 2013

Dos pasos


Lo que estás buscando, estuvo a dos pasos de ti. Idiota.

miércoles, 15 de mayo de 2013

Tanto tanto


Si las cosas se me complican tanto de vez en cuando, soy la única persona a la que hay que culpar.  Y te recuerdo mirando el suelo, con una pequeña sonrisa y, quizás, pensando en lo buenos que éramos cuando estábamos juntos.
Confieso que me gustaría hacerte sentir todas las cosas que me hiciste sentir a mí. Sí, somos dos personas diferentes, pero sería mucho más fácil si estuvieras unos minutos en mis zapatos. Tal vez entenderías que no es malo dejarse llevar por lo que sientes, que tampoco es malo querer sin imponerse límites y que, entregarse honestamente a alguien, no es tan riesgoso como parece.
Quiero entregarte tanto, tengo tanto sentimiento por ti guardado, que me es casi imposible sostenerlo. Cada cierto tiempo se me escapa y me molesta un poco cuando te das cuenta de lo que me pasa.
A pesar de que lo hice, siento un poco de arrepentimiento por no besarte aún más esa noche, por no conquistarte más por… no insistir en que te quedaras.

lunes, 6 de mayo de 2013

Bipolar


Hay días y días. Algunos creo que eres lo mejor que me ha pasado. Hay otros en que quiero cachetearte y decirte que fuiste una de mis peores decisiones. Eres lo mejor y lo peor de mi día. Quererte ha sido una desesperación constante y un desafío. Quererte como lo hago, me regala una sonrisa todos los días. Que me gustes como me gustas logra que no me importe exponerme. Quererte es no saber hacia dónde voy y es morir por abrazarte mientras debates contra ti mismo. Tocarte fue conocerte otra vez. Aprenderte fue tan fácil como decir las palabras de tu canción favorita. Pelear contigo fue darme cuenta que nunca hay una sola respuesta y que nunca parece ser la correcta. Quererte, por lo menos hoy, me robó la respiración.

sábado, 4 de mayo de 2013

She


Quizás no es ella quien se merece mi odio. Quizás eres tú. Quizás ambos ya se lo ganaron. Mientras decido, ella ya se ganó su espacio en el mío.

viernes, 3 de mayo de 2013

De ese amor odioso y honesto

A veces me molesta cuando crees que eres un sabelotodo. A veces quiero empujarte, cachetearte y odiar hasta la última letra que sale de tu boca. Y me repito lo fastidioso que puedes cada cierto tiempo. Y, después de eso, me vuelvo a repetir que no hay nadie como tú, que con una sonrisa sincera puede sacarme el corazón. 
A veces me pregunto por qué no he partido. Me respondo rápido: no tengo donde más ir. No tengo ninguna duda que el lugar más seguro en que he estado, han sido todos los lugares en que me has tomado la mano. Lo admito: nada sería lo mismo si tú no estuvieras aquí.
A veces puedes ser tan idiota, tan orgulloso, tan mañoso... puedes ser tantas cosas molestas que llegas a ser el amor más grande que he conocido en mi vida. 
Te odio y te amo tanto pero tanto, que nadie podría romperme el corazón como tú. Quiero abrazarte tan fuerte, quiero alejarme tanto... que esto no puede ser más que ese amor verdadero... ese que es odioso y honesto.

7 años

Desde muy pequeña me he preguntado qué es lo que quieres y qué es lo que esperas de mi. Siempre he creído que cada vez que vuelves es para ver cómo estoy, si he crecido lo suficiente. Cada vez que te vas es una gotita de esperanza que me queda... sé que, tarde o temprano, me sonreirás y me robarás un beso. 
¿Y por mientras? ¿qué es lo que soy? No quiero ser la reserva, la que llena tus silencios, la que esperas que esté lista para ti o la que puedes besar cuando tu quieras.
Ya han pasado 7 años y tu plan sigue resultando.

jueves, 2 de mayo de 2013

Víctima


Había escrito algo. Lo borré. No fuiste tú el culpable de ese primer beso. No, fuimos los dos. Lo respondí y te seguí besando por varios días más. Todavía no me explico cómo me robaste tan pronto el corazón. ¿Cómo? Ni idea lo que me conquistó de ti.
Conozco tu peor parte, sé de tus mentiras, de tu egoísmo, de tu inseguridad, de tu baja autoestima, de tu depresión casi crónica, de tu incapacidad (incapacidad que tu inventaste) de entregarte a alguien sin repensarlo. Sé de tus adicciones, de tus grandes errores y de tus miedos. ¿No tengo puntos extras por eso? Creo que te conozco muchísimo, incluso más de lo que sabes, y aún así quise mantenerme contigo.
Y por más que quise no soltar tu mano, tu cabeza insistió en que yo quería a otra persona.

miércoles, 1 de mayo de 2013

Lo más sano


Cada cierto tiempo me pregunto qué es lo que está haciendo, si pensará en mí, si hay algo que nunca me enteré. Hay veces que pienso que es mejor no preguntarme por sus motivos… el porqué se fue y por qué nunca más volvió. Y me llega una pequeña angustia que me hace desear nunca haberme involucrado con él. Me conozco... soy demasiado enamoradiza incluso cuando sé que no llegaríamos a ninguna parte. Aún no sé controlarme. 
Las cosas serían tan distintas hoy.
Hay días en que quiero sorprenderlo y abrazarlo. Tengo días los cuales quiero empujarlo y recriminarle millones de cosas. Hay otros en que pienso que es sólo perder el tiempo. Así mi corazón me engaña un par de veces al día y me hace imaginar que a él le importo un poco más de lo que demuestra.