domingo, 21 de octubre de 2012

Almohada

No he tenido tiempo. Así de simple. No he tenido tiempo para sentarme, poner música aleatoria y escribir lo que sea. Pero ahora llueve y mi casa está en silencio. Te extraño más que nunca... sobre todo estos días en que tengo tanto que hacer y tan cansada que estoy. Quiero recostarme sobre ti y dormir sin pensar en lo que tengo que hacer después. Quiero mirarte por horas. Desearía tanto que estuvieras aquí. Quiero poder cerrar los ojos, apoyar mi cabeza en la almohada y pensar sólo en ti... que ningún otro pensamiento me interrumpa. Quiero pensar en tu cara de maldad, en tu risa y en la forma en que duermes cuando estás al lado mío. Te extraño un poco más que esta última letra. 
Hoy me pregunté que  es lo que habría hecho, qué hubiera pasado conmigo. Me obligaste a salir adelante, me obligaste a sanar cada una de mis heridas. Fue imposible no amarte. No puedo aún entender porqué me amas tanto. No sé de dónde sacas tanta paciencia. Sólo sé que cada día me haces más falta y que, sin ti, nada de esto estaría de pie.