sábado, 25 de agosto de 2012

Parte de mi

Días así me me pregunto ¿realmente pensaste que te ibas a ir sin nada de mi parte? Me llevaste hasta el cielo y me dejaste caer sin aviso. Mírame. Me gritaste, me empujaste, me quebraste, me enfermaste, me escupiste como si te estuviera envenenando la boca. ¿Creíste que te ibas a ir sin ninguna mala palabra? Tal vez... aunque te llevaste algo diferente. Algo que es tan parte de mi que nunca, nunca, me quitaste. Te llevaste mi ironía, mis medias sonrisas, mis risas burlonas por tu "sufrimiento". Te llevaste mis "te dije" y los "es tu responsabilidad" Te llevaste mi fotografía en tu conciencia. Pudiste haberme tratado de puta, pudiste menospreciarme  pudiste haberme engañado, haberme tirado piedras, quebrar mi espalda, pero nunca rompiste mi alma. Ahora mírame: brillo y me amo aún más y soy el triple de fuerte y feliz de lo que fui... no necesito de tu amor barato.

viernes, 24 de agosto de 2012

Techo


Te propongo que seamos nosotros contra el mundo. Te propongo que no sigamos las reglas, que no hagamos lo que el resto espera de nosotros. Hagamos lo que se nos venga a la cabeza. Vayámonos al sur, comamos a deshora y casémonos en un campo con costumbres que no son ni las tuyas ni las mías. Armemos nuestras vidas una al lado de la otra. Tengamos amores de todo tipo. Seamos June y Johnny Cash, Allie y Noah, Elizabeth y Mr. Darcy, Jane y Mr. Bingley, Gracia y el forastero. ¿Seamos nosotros? Seamos.

miércoles, 15 de agosto de 2012

¿No?

Will you still love me tomorrow?

Sueño

Ese día desperté y no sentí frío. El sol se colaba tímido por las cortinas. Había mucho silencio. Mis piernas estaban enredadas con las tuyas. Dormías abrazándome por la espalda. Volteé para mirarte. No despertarte. Te observé. Tomé conciencia de las líneas de tu rostro, lo rojo de tus mejillas y del tamaño de tus labios. Dije "gracias" en voz alta. Me latió fuerte el corazón y te pedí ayuda para calmarme. Sonreí y te desperté con un beso. Lento abriste los ojos y me besaste de vuelta. Tomaste de mi cintura y me acercaste a ti. Seguiste durmiendo.
Nunca me hubiera levantado de esa cama.

martes, 14 de agosto de 2012

Cliché


Me asusta caer en palabras cliché contigo. Es difícil cuando esas mismas palabras calzan tan bien. Es como si mi hicieras trampa ¿y cómo te explico? Aunque tuviera un idioma nuevo, no sabría cómo contarte las cosas que pasan cada vez que nuestras miradas se cruzan.
Es como si nunca hubiera mirado con detención el cielo. Son esas ganas constantes de perderme en cada beso tuyo y olvidarme que el resto del mundo existe. Es el poder reconocerte sólo al escuchar tus pasos... después de todo, ahora me parece que el mundo es un perfecto lugar para vivir. Después de todo, no fue tan difícil amarrar mis zapatos y dejar que me tomaras firme por la cintura. Después de todo, fue lo mejor volver a armarme contigo a un lado.
Me asusta caer en palabras cliché contigo, cuando sólo tengo una cosa que agregar. Y es que todos los días te estoy amando un poco más, sin importar lo que pase.

lunes, 13 de agosto de 2012

Full of shit

Me besaste por última vez en la mejilla. Me di vuelta y sonreí. No extrañaré nuestras peleas, tus malas palabras ni tu piel seca. Hiciste que mis ojos estuvieran encendidos, que mis lágrimas quemaran mis mejillas, pero te las escupí cuando llegaron a mi boca la última vez que me hiciste daño.
Creo que realmente tuve suficiente. Lloré y lloré tanto por ti, pensé tanto por ti y nada por mi.
Y ahora que por fin se acabó, creo que soy más feliz que nunca y creo, muy en serio, que estás lleno de mierda. La vida es muy corta como para quedarme atrapada en tus ánimos y para que siempre estuvieras tapándome la boca para que no gritara lo que estabas haciendo conmigo.
Te fuiste y me deje de enfermar.
No más lágrimas.
No más reproches.
Haré lo que yo quiera, me arreglaré para mi y respiraré de verdad. Pagarás por tus pecados, pagarás mis silencios, te arrepentirás, amor, lo sé.
Me besaste ayer en la mejilla, te fuiste intentando dañarme. Me di vuelta y sonreí. Nada más sobre ti.

viernes, 10 de agosto de 2012

No puedo



No puedo. Me dirán que no es correcto pensar en las cosas que pasan por mi cabeza, ni tampoco las cosas por las que me río sola. 
No puedo. No puedo no recordar la forma en que tus manos se deslizaron por mi espalda, ni evitar pensar en cómo mis piernas te rodearon.
No puedo. No puedo contarte los sueños que sueño, ni las cosas que pienso en hacerte la próxima vez que estemos solos.
No puedo. No me aguanto.

miércoles, 8 de agosto de 2012

Infinito


¿Puedes darte cuenta cuando pienso en ti?
¿Puedes sentir que te dedico cada respiro?
¿Sabías que te extraño todos los días un poco más? ¿Que te amo mucho más?
¿Puedes escucharme cuando te llamo desde mis pensamientos?
¿Sabías que te necesito al lado mío? ¿Cómo es que sobrevivo lejos de ti?
¿Sabías que te agradeceré siempre por encontrarme? ¿Te dije que tu me pusiste nuevamente de pie?
¿Por qué me cuesta explicarte?
No puedo evitarlo, estoy más que enamorada.

martes, 7 de agosto de 2012

Gift

¿Un regalo para ti? Mis palabras. Son lo mejor que tengo, es lo mejor de mi. Y estoy tan segura que ahora puedes contarle a todo el mundo sobre las letras que te regalo todos los días en silencio y que cada hoja de mi cuaderno está casi reservada para ti. 
Te regalo letras que se convierten en palabras simples, complejas y dobles. Te regalo las palabras que me hacen feliz, las que me hacen dudar y las que me ponen mal genio.
Discúlpame si a veces soy poco constante en esto, es sólo que me ahoga entre la tinta del lápiz y entre tanta cosa que te quiero decir. Ahora puedes decirle a todos que tienes palabras creadas sólo para ti, que se ajustan tan bien a tu como tu ropa, que nunca te dejarán solo y que nunca te dejarán ir.

lunes, 6 de agosto de 2012

Ego

Sí, debo confesar que alguna vez fue una competencia de ego. Ella te tenía y yo no, aunque sabía que tus pensamientos y ganas estaban conmigo. Medí armas. Yo era más alta, más curvilínea, tenía (y tengo) mejor escote y caderas más firmes. Yo no era diseñadora ni fotógrafa ni pintora, pero sabía de colores y de belleza. Ella no era periodista, no olía ni comía bien. No sabía de tildes, ni de libros, ni de historia, ni de filosofía política. No sabía de sensualidad, de labios y no era natural.
¿Y qué pasó? No supo mostrarte las piernas. No supe besarte. No supo tocarte ni hacértelo. Gané.