miércoles, 26 de diciembre de 2012

Por fin aprendí

No podía respirar con tu mano tapando mi boca. Gracias a Dios que aprendí a empujarte y a decirte que no, que soy más de lo que me dices, que sí valgo... y sobre todo que valgo más lejos de ti. Ahora soy más fuerte y puedo ser mi propia salvadora.

martes, 25 de diciembre de 2012

Too much

Entre más intento resolverme, más me doy cuenta que de alguna manera caíste en lo que conversamos un millón de veces: estabas demasiado cómodo.

Sin título

Independiente de lo que suceda. Me conquistaste y no me arrepiento de nada.

lunes, 24 de diciembre de 2012

Honesta

Me sorprendes, ¿sabes? Conocía a una persona que resultó tener dos mil capas más de las mil que ya conocía. Y lo escribo por aquí porque a veces no sé cómo decirlo en voz alta y no creo que me entenderías del todo. Quiero ser honesta, de manera cruda y acotada. Quiero contarte sobre la manera en que me tocaste y me tomaste de la mano. A pesar de que tengo esa piedra que molesta en mi zapato que hace que me cuestione acerca de las cosas que sientes en ese momento, siento necesario contarte.
Recuerdo cuando te hice saber sobre la manera fallida en que tomaste de mi cintura la primera vez. Me rio un poco al decirme que nunca más lo repetiste: de ahí en adelante me apretaste lo suficiente. Siempre me buscaste en la boca y en mi cuello, pero me encontraste en mis piernas. Las tomaste fuerte, las rasguñaste y las mordiste. “Me encantas”, me susurraste al tiempo que tomaba de tu cabeza para acercarte y besarte. Me gustó haber usado mi cadera y que te dieras cuenta de ella. Amé las risas, amé lo acelerado de nuestras respiraciones, pero amé aún más tu mano sosteniendo la mía sobre mi cabeza. 

domingo, 23 de diciembre de 2012

Contras

Me dijiste que hiciera una lista de pros y contras para poder decidirme. Aquí las tuyas.
Eres inestable, nunca sabes nada, tienes una risa desastrosa y no me gusta tu barba… ni siquiera un poco. Tienes demasiadas huellas. No sé si podría confiar en ti. Puedo proyectarme contigo, pero puede que el porcentaje de riesgo sea más de lo que pueda aguantar.  Eres desastroso para comer y no sé de qué manera yo encajaría en tu vida… de hecho no sé si alguna vez nos podríamos ajustar.
La lista puede seguir, pero hay dos cosas que logran que todo se anule y hacen que mi corazón se acelere un poco: la manera en que me despiertas y lo feliz que me sentí cuando me estaba quedando dormida y te escuché cantar She will be loved.

Un día domingo

No puedo evitar soñar si me miras así, si me besas así y si nos reímos así. ¿Funcionaríamos? Pensemos que sí. Quiero soñar que sí.
Abriría los ojos primero que tu. Me acomodaría cerca de ti ¿por qué querría levantarme? si estaríamos en la misma cama, con poca ropa y con tiempo para estar al lado del otro. Quizás te exigiría que me lo hicieras antes de levantarte. No dudo que me dirías que sí. Te invitaría a la ducha. Cocinaríamos juntos pero comeríamos cosas distintas. Quizás volveríamos a dormir o miraríamos una mala película que a ti te encantó. Me hablarías del director y de las otras películas que hizo y yo, con toda la paciencia del mundo, te miraría como si realmente me interesara todo lo que dices, pero estaría pensando en cualquier cosa que involucre tu boca.

I Miss You - Incubus


Canción acusadora.

jueves, 20 de diciembre de 2012

Despertar

Nos quedamos dormidos cuando estaba aclarando. Volví a despertar cuando recién el sol estaba apareciendo por la ventana. Me pesaban un poco los ojos y sentía un frío terrible en los pies. Miré la pieza recordando lento lo que había pasado la noche anterior. Recién allí me di cuenta que estabas en mi cama. Nunca te fuiste, pensé que lo harías. Luego de la primera impresión, me acerqué a ti, te besé la frente y abracé tu brazo. Te respiré y lo memoricé… no iba a ser que por cabeza de pollo olvidara los detalles que me gusta recordar. Te hablé, no recuerdo bien qué te dije, pero tu respuesta dormida me contó que soñaste conmigo. Me encantó.

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Random

Sólo bastaron un par de días y un beso. Mi mundo se puso de cabezas y ya no estoy segura de nada, lo que me dice que todo lo que tenía ordenado, nunca en realidad lo estuvo y que tu, sin yo imaginármelo, te convertiste en un motivo para querer ordenar todo otra vez.

Goo Goo Dolls - Iris


Canción que no ha dejado de sonar en mi cabeza. 

lunes, 17 de diciembre de 2012

Declaración de amor

- Honestamente, contigo me siento completo.
- Que eres cursi.
- ¿Por qué cursi? Lo digo super en serio...
- Si sé, pero es no le quita lo mamón.
- Ahora soy mamón.
- (...)
- Nunca más te voy a decir cosas románticas.
- Jajaja no seas así de sensible.
- ¿Sensible? Te digo lo que realmente siento y lo único que haces es burlarte.
- Perdón.
- (...)
- No sé porqué soy así. En todo caso yo no miento. Sí creo que eres cursi y mamón. También que a veces eres fome, ernollado, latero de vez en cuando y un poco hostigante.
- ¿... por qué chucha me quieres, entonces?
- Porque eres la única persona con quien quiero estar a pesar de todo eso. No lo entendería en nadie más. Siempre luego de que me dices algo cursi me dan ganas de reírme de ti y decirte que por ese tipo de cosas eres el amor de mi vida.

lunes, 12 de noviembre de 2012

María Mercedes

Que Dios te bendiga y que los angelitos te acompañen, Meche.
Que Dios te bendiga y que los angelitos te acompañen. Eso me decía mi abueli todas las mañanas cuando salía de mi casa. Me acercaba, le daba un beso en la frente y le tomaba la mano. Mientras se alejaba, ella seguía bendiciéndome... podía seguir haciéndolo hasta que yo llegara al paradero de micro... "que Dios te acompañe", "que la Virgen te cuide", "que llegues sin novedad". Ojalá que para ti, bueli, sea de la misma manera. Aunque no duda que estás al lado de Dios y que María ya está contigo.
Sepan todas las personas que están acá acompañando a mi familia y a mi, que María Mercedes Contreras fue una mujer sin límites. sin límites para atender, para escuchar, para rezar, pero por sobre todo para amar. Amó a cada persona que se cruzó en su camino y se preocupó siempre, sin excepción, por cada uno de nosotros hasta en los más mínimos detalles.
En cada momento de mi vida, mi Meche demostró su amor: en situaciones tan cotidianas como bañarnos a mis hermanas y a mi en vinagre con sal para que nos pasaran las picazones de mosquitos cuando pasábamos los inviernos en Concepción. O la eterna paciencia con mi tío Marcelo que es mundialmente conocido por ser corto de genio o con mi mamá y lo llevada que es a sus ideas.
Cuando tenía unos 8 años, con mis hermanas pasábamos las vacaciones acá y una día me vestí con unas calzas muy apretadas. Mi abueli me miró y me dijo que yo no debiera usar esas calzas, que mostraba todo y que no debiera ser así. Que una mujer debe ir enseñando de a poco y ser, así, una caja de sorpresas. Ese es el consejo que he recordado toda mi vida. 
Quiero que la recordemos, a mi abueli, por su ternura, por sus sonrisa, por su Pascual y por su fortaleza. Por ser un verdadero ejemplo de mujer, por su esperanza, por sus cantos y por su amor a Dios. Quiero que a penas pensemos en ella recordemos sus labios rojos, su sin fin de sobrenombres cariñosos... en fin.
Mechita, gracias por ser la abueli más cariñosa, por darme tantas historias para contar y por sobre todo, por acercarme a Dios. Corre libre bueli. Ahora sí corre libre.
Te amo y te extañaré siempre.
Tu lucesita, tus labios rojos, tu nieta.
Francisca.

domingo, 21 de octubre de 2012

Almohada

No he tenido tiempo. Así de simple. No he tenido tiempo para sentarme, poner música aleatoria y escribir lo que sea. Pero ahora llueve y mi casa está en silencio. Te extraño más que nunca... sobre todo estos días en que tengo tanto que hacer y tan cansada que estoy. Quiero recostarme sobre ti y dormir sin pensar en lo que tengo que hacer después. Quiero mirarte por horas. Desearía tanto que estuvieras aquí. Quiero poder cerrar los ojos, apoyar mi cabeza en la almohada y pensar sólo en ti... que ningún otro pensamiento me interrumpa. Quiero pensar en tu cara de maldad, en tu risa y en la forma en que duermes cuando estás al lado mío. Te extraño un poco más que esta última letra. 
Hoy me pregunté que  es lo que habría hecho, qué hubiera pasado conmigo. Me obligaste a salir adelante, me obligaste a sanar cada una de mis heridas. Fue imposible no amarte. No puedo aún entender porqué me amas tanto. No sé de dónde sacas tanta paciencia. Sólo sé que cada día me haces más falta y que, sin ti, nada de esto estaría de pie.

sábado, 25 de agosto de 2012

Parte de mi

Días así me me pregunto ¿realmente pensaste que te ibas a ir sin nada de mi parte? Me llevaste hasta el cielo y me dejaste caer sin aviso. Mírame. Me gritaste, me empujaste, me quebraste, me enfermaste, me escupiste como si te estuviera envenenando la boca. ¿Creíste que te ibas a ir sin ninguna mala palabra? Tal vez... aunque te llevaste algo diferente. Algo que es tan parte de mi que nunca, nunca, me quitaste. Te llevaste mi ironía, mis medias sonrisas, mis risas burlonas por tu "sufrimiento". Te llevaste mis "te dije" y los "es tu responsabilidad" Te llevaste mi fotografía en tu conciencia. Pudiste haberme tratado de puta, pudiste menospreciarme  pudiste haberme engañado, haberme tirado piedras, quebrar mi espalda, pero nunca rompiste mi alma. Ahora mírame: brillo y me amo aún más y soy el triple de fuerte y feliz de lo que fui... no necesito de tu amor barato.

viernes, 24 de agosto de 2012

Techo


Te propongo que seamos nosotros contra el mundo. Te propongo que no sigamos las reglas, que no hagamos lo que el resto espera de nosotros. Hagamos lo que se nos venga a la cabeza. Vayámonos al sur, comamos a deshora y casémonos en un campo con costumbres que no son ni las tuyas ni las mías. Armemos nuestras vidas una al lado de la otra. Tengamos amores de todo tipo. Seamos June y Johnny Cash, Allie y Noah, Elizabeth y Mr. Darcy, Jane y Mr. Bingley, Gracia y el forastero. ¿Seamos nosotros? Seamos.

miércoles, 15 de agosto de 2012

¿No?

Will you still love me tomorrow?

Sueño

Ese día desperté y no sentí frío. El sol se colaba tímido por las cortinas. Había mucho silencio. Mis piernas estaban enredadas con las tuyas. Dormías abrazándome por la espalda. Volteé para mirarte. No despertarte. Te observé. Tomé conciencia de las líneas de tu rostro, lo rojo de tus mejillas y del tamaño de tus labios. Dije "gracias" en voz alta. Me latió fuerte el corazón y te pedí ayuda para calmarme. Sonreí y te desperté con un beso. Lento abriste los ojos y me besaste de vuelta. Tomaste de mi cintura y me acercaste a ti. Seguiste durmiendo.
Nunca me hubiera levantado de esa cama.

martes, 14 de agosto de 2012

Cliché


Me asusta caer en palabras cliché contigo. Es difícil cuando esas mismas palabras calzan tan bien. Es como si mi hicieras trampa ¿y cómo te explico? Aunque tuviera un idioma nuevo, no sabría cómo contarte las cosas que pasan cada vez que nuestras miradas se cruzan.
Es como si nunca hubiera mirado con detención el cielo. Son esas ganas constantes de perderme en cada beso tuyo y olvidarme que el resto del mundo existe. Es el poder reconocerte sólo al escuchar tus pasos... después de todo, ahora me parece que el mundo es un perfecto lugar para vivir. Después de todo, no fue tan difícil amarrar mis zapatos y dejar que me tomaras firme por la cintura. Después de todo, fue lo mejor volver a armarme contigo a un lado.
Me asusta caer en palabras cliché contigo, cuando sólo tengo una cosa que agregar. Y es que todos los días te estoy amando un poco más, sin importar lo que pase.

lunes, 13 de agosto de 2012

Full of shit

Me besaste por última vez en la mejilla. Me di vuelta y sonreí. No extrañaré nuestras peleas, tus malas palabras ni tu piel seca. Hiciste que mis ojos estuvieran encendidos, que mis lágrimas quemaran mis mejillas, pero te las escupí cuando llegaron a mi boca la última vez que me hiciste daño.
Creo que realmente tuve suficiente. Lloré y lloré tanto por ti, pensé tanto por ti y nada por mi.
Y ahora que por fin se acabó, creo que soy más feliz que nunca y creo, muy en serio, que estás lleno de mierda. La vida es muy corta como para quedarme atrapada en tus ánimos y para que siempre estuvieras tapándome la boca para que no gritara lo que estabas haciendo conmigo.
Te fuiste y me deje de enfermar.
No más lágrimas.
No más reproches.
Haré lo que yo quiera, me arreglaré para mi y respiraré de verdad. Pagarás por tus pecados, pagarás mis silencios, te arrepentirás, amor, lo sé.
Me besaste ayer en la mejilla, te fuiste intentando dañarme. Me di vuelta y sonreí. Nada más sobre ti.

viernes, 10 de agosto de 2012

No puedo



No puedo. Me dirán que no es correcto pensar en las cosas que pasan por mi cabeza, ni tampoco las cosas por las que me río sola. 
No puedo. No puedo no recordar la forma en que tus manos se deslizaron por mi espalda, ni evitar pensar en cómo mis piernas te rodearon.
No puedo. No puedo contarte los sueños que sueño, ni las cosas que pienso en hacerte la próxima vez que estemos solos.
No puedo. No me aguanto.

miércoles, 8 de agosto de 2012

Infinito


¿Puedes darte cuenta cuando pienso en ti?
¿Puedes sentir que te dedico cada respiro?
¿Sabías que te extraño todos los días un poco más? ¿Que te amo mucho más?
¿Puedes escucharme cuando te llamo desde mis pensamientos?
¿Sabías que te necesito al lado mío? ¿Cómo es que sobrevivo lejos de ti?
¿Sabías que te agradeceré siempre por encontrarme? ¿Te dije que tu me pusiste nuevamente de pie?
¿Por qué me cuesta explicarte?
No puedo evitarlo, estoy más que enamorada.

martes, 7 de agosto de 2012

Gift

¿Un regalo para ti? Mis palabras. Son lo mejor que tengo, es lo mejor de mi. Y estoy tan segura que ahora puedes contarle a todo el mundo sobre las letras que te regalo todos los días en silencio y que cada hoja de mi cuaderno está casi reservada para ti. 
Te regalo letras que se convierten en palabras simples, complejas y dobles. Te regalo las palabras que me hacen feliz, las que me hacen dudar y las que me ponen mal genio.
Discúlpame si a veces soy poco constante en esto, es sólo que me ahoga entre la tinta del lápiz y entre tanta cosa que te quiero decir. Ahora puedes decirle a todos que tienes palabras creadas sólo para ti, que se ajustan tan bien a tu como tu ropa, que nunca te dejarán solo y que nunca te dejarán ir.

lunes, 6 de agosto de 2012

Ego

Sí, debo confesar que alguna vez fue una competencia de ego. Ella te tenía y yo no, aunque sabía que tus pensamientos y ganas estaban conmigo. Medí armas. Yo era más alta, más curvilínea, tenía (y tengo) mejor escote y caderas más firmes. Yo no era diseñadora ni fotógrafa ni pintora, pero sabía de colores y de belleza. Ella no era periodista, no olía ni comía bien. No sabía de tildes, ni de libros, ni de historia, ni de filosofía política. No sabía de sensualidad, de labios y no era natural.
¿Y qué pasó? No supo mostrarte las piernas. No supe besarte. No supo tocarte ni hacértelo. Gané.

lunes, 30 de julio de 2012

Revivo

Es simple. Hoy me enamoré más de ti. 
No hay mejor forma para revivir este blog.

miércoles, 23 de mayo de 2012

Lo que tienes

Me es tan fácil esconderme dentro de un cascarón y no dejar que nada ni nadie me haga daño ni que se me acerque. Por alguna razón desarrollaste esa facilidad para derribar todos mis muros... y no siempre ha sido así.
Me sorprende lo que existe alrededor de ti. Y me pregunto qué es lo que me encandila y lo que me protege. Me he caído tantas veces y, de alguna manera, haces como si hubiera dejado de existir la gravedad para siempre tenerme de pie. Es como estar soñando siempre, es como la sensación en las manos del viento de invierno.
No dejaré de preguntarme cómo es que lo haces, cómo es que me tienes siempre atenta y curiosa. Siempre rezaré para que eso que esta alrededor de ti no desvanezca nunca. Nunca

martes, 22 de mayo de 2012

Masculina II

Si fuera hombre no ordenaría mi cama, jugaría fútbol sin importar el olor a sudor. Si fuera hombre dejaría que mi orgullo opacara lo que siento y, de paso, la opacara a ella y en lo que hace por mí.
Esperaría que ella siempre se viera bien, que estuviera siempre lista para mí, para mis amigos, para mi familia, para todos. No esperaría entender la manera en que ella se siente, sólo la querría.
Pero soy mujer, quiero que entiendan como me siento, que no puedo estar siempre lista y que el orgullo de un hombre casi se lleva mi vida.

lunes, 21 de mayo de 2012

Song of love


Cuando estoy sola contigo me siento en casa, me siento libre, me siento segura, feliz, con ganas de reír, con ganas de cerrar los ojos, de sonreírte, de besarte y amarte.
Cuando estoy sola contigo reafirmo mis ganas de amarte siempre.
Amarte siempre.
Quiero amarte siempre.
Te amaré siempre.
Te amo siempre.
Te amo ahora.

Nunca nunca

Nunca olvidamos, ¿nunca? Quizás sí, pero aún me cuesta. Ya a un año de todo, y cada vez que la recuerdo a ella, aún se me acelera el corazón, me angustio y mi garganta se aprieta. ¿Se va a acabar todo esto algún día? No lo sé, pero por alguna razón lo que hiciste caló hasta lo más profundo de mi... y quizás un poco más allá.
Todo fue por que me hizo muy fácil amarte y luego, verme tan expuesta, logró que me partiera en mil pedacitos más.
Y me molesta porque también hice las cosas aún más difíciles... es sólo que no podía pretender que nada había pasado. Me hiciste sentir que yo no era suficiente para ti por mí sola, me hiciste sentir que necesitabas también de alguien más... es que te amé más que todo, oye, te había dado lo mejor de mi y, por no ser honesto contigo,  todo lo sacrificaste.
Sé que nunca quisiste dañarme tanto, pero aún necesito decir que nada valió la pena porque ella no es no es ni la mitad de lo que soy yo.

domingo, 20 de mayo de 2012

Nunca pendiente


Nunca pienses que eres indispensables ni que tu lugar a mi lado estará siempre reservado. 
No te sientas seguro que yo no estaré siempre atenta y pendiente de cómo estás.
Si es así, no sabes absolutamente nada de mi.

In love


I am in love with you
you set me free
I can't do this thing called life
without you here with me
'cause I'm dangerously in love with you
I'll never leave
just keep lovin' me
the way I love you lovin' me

domingo, 6 de mayo de 2012

Secreto

No me cuesta llevarte a los mejores lugares, donde logro que muestres una leve sonrisa y te muerdas con fuerza los labios. No me demoro en hacer latir tu corazón más rápido. No me cuesta hacerte entrar en desesperación, ni llevarte a ese momento cuando tus manos empiezan a bajar por mi espalda. 
Te hago creer que tu llevas el ritmo, pero ni te das cuenta que soy yo la que tengo la llave para comenzar a desvestirnos y empezar a jugar. Y te puedo contar mi secreto, pero no puedes contárselo a nadie y no lo voy a decir dos veces.
Aquí va.
Cuando tus manos están mi cintura, hago que mis curvas se acentúen aún más para que indiquen por donde seguir. Mis manos toman de tu cuello para que nuestro beso sea más profundo y mi lengua comience a encenderte. No necesito pedirte por el control, es sólo mirarte a los ojos y ya puedo partir el juego, puedo respirar en tu boca y comenzar a morder tu oreja.
Y es así cuando me acercas con la intención de sentirme casi sobre ti.

martes, 1 de mayo de 2012

Marry you


Cada vez que estás alrededor disfruto verte reír. Aunque sea de mi.
Cada vez que me dices lo que sientes, siento que mi taquicardia habitual se multiplica por mil.
Cada vez que te escucho hablar de cosas que yo no sé, pienso en cuánto te admiro por ser, honestamente, el hombre más brillante que conozco.
Y son millones de cosas más: tu cara al despertar, tus ojos de preocupación, tus manos buscándome, tu respirar cerca, tu humor, tu barba irregular, tus preocupaciones demás, tu esfuerzo, tu café, tu compañía, tus secretos, tus ganas, tu intimidad, tus mañas, tu arrugas, tus calcetines chilotes...
Y después de todo, y un poco sorprendida, te digo que creo que quiero casarme contigo.

Perfecta


Si me saludas lo primero que notas es mi sonrisa, mi preocupación por saber cómo estás y qué ha sido de tu vida. Notarás que siempre tengo algo que hacer, que siempre traigo aros y que acostumbro a tener mis uñas arregladas.
Todo cambia cuando te doy la bienvenida y te invito a mirar un poco más allá.
Soy buena para tomar malas decisiones. Estoy dañada, maltratada y escucho insultos en mis sueños. Fui mal interpretada, sobrestimada un millón de veces, fui la "no eres suficiente" y la que da vergüenza. Fui la eterna complicada, la habladora, la difícil, la dura, la llorona, la escandalosa, la loca, la segunda opción. No sé cómo eso salió de tu boca cuando intenté siempre ser perfecta para ti.
¿Por qué hago esto? Porque trato de mantenerme firme y de pie, respirando y caminando fuerte.Porque trato de olvidar todo lo que pasó, porque ando todos los días en busca de motivos que me obliguen a levantarme por las mañanas... porque quiero estar bien.

Peso


Aún me pregunto cómo decirte que me quebraste hasta el último centímetro de mis huesos y que dejaste un dolor permanente en mi cadera y en mis manos.
Cuando sueño contigo, y luego de soñar que lloro, abro lento los ojos... me cuesta y no quiero... no será que aún te encuentres cerca dando vueltas por mi pieza esperando a que intente levantarme para volverme a empujar.
Cómo te explico que te llevaste hasta la última esquinita de mi alma y aún no se si me la vas a volver. Era mía. Era mía y yo la cuidaba tanto. La cuidé tanto. Y tu... y tu que ni cuidado tuviste con ella. Ahora, ya ni importa. Dibujé una nueva.
Cómo decirte que partiste en mil mi espalda, mis sueños y mis fortalezas.
Me asusta contarte que tengo un pedacito de sol donde puedo estar tranquila, donde puedo abrigarme, reír sin ser cuestionada, donde puedo volver a respirar y donde no estás tu.

No, no, no


No, no, no. No pienso llorar. No, no, no. Hoy voy a gritar que estoy bien.

A las doce

Otra vez quiero despertar a media noche para decirte que no volveré a irme porque eres todo lo que he querido.

Tengo algo tengo


Tengo algo para contarte despacio.
Tengo algo para mostrarte.
Tengo algo para decirte y me avergüenza muchísimo hacerlo.
Tengo algo para escribir pero me hacen falta nuevas letras.
Tengo guardadas en mi velador cada discusión que tuvimos antes de volver a sostenernos las manos.
Tengo miles de fotografías escondidas en mi memoria para no olvidar ninguna de tus sonrisas.
Tengo encadenado a mi el recuerdo de tus manos en mi cintura durante las noches que compartimos los sueños y la misma cama.
Tengo algo para decirte mirando fijo a tus ojos.
Tengo algo atrapado en el corazón.
Tengo una pregunta que me está dando vueltas.
Tengo una vida que quiero compartir contigo.
¿Aceptarías?

viernes, 20 de abril de 2012

Labarca

Es muy tarde. Aún trabajo. Esta vez para un proyecto personal. Proyecto Labarca. 
Es más que tarde. Sigo escribiendo. Me vuelvo a preguntar porque sigo en esto. Levanto los brazos y me duelen como hace mucho, mis rodillas me tiran y mis caderas se quejan. Mis manos y mi mandíbula tiemblan involuntariamente por los medicamentos. 
Es suficiente. Mi cuerpo me recordó una vez porque estoy en esto. Para poner mi granito de arena y que ninguna mujer pase por lo que pasé, estoy pasando y voy a seguir pasando hasta Dios sabe cuándo.

martes, 10 de abril de 2012

Yo


No sé. Probablemente soy yo. Lo más seguro es que sea yo. 
Me cambia el ánimo. Parto desde una añoranza irracional que me hace latir el corazón más rápido y  termino seria, con los labios apretados esperando algo que me lleve a los mejores días de invierno, esperando a que todo vuelva a ser como antes.
No me di cuenta cuando las cosas se volvieron grises. Es que no pareces de la forma en que te conocí. ¿Y cómo era? Asumo que te preguntas. Eras mi hombre de todos colores, un hombre lleno de palabras y de risas cómplices. Eras un hombre con ganas de no perderte en el paisaje.
Aún soy así, te escucho. ¿Cómo explicas esto, entonces? ¿Lo invente? Va más allá de todo lo que hemos conversado, va más lejos que las rutinas y llega aún más lejos de lo que piensas. ¿Cómo explicarte? La foto grande es la misma, pero la luz de los objetos la he ido modificando. No encuentro cómo hacerte entender la dulzura que extraño y la que me hace falta. Era eterna, no a ratos.
No sé cómo explicarte que no tiene que ver directamente con el tiempo conmigo o con tus ocupaciones. Se relaciona contigo, en la forma en que hablas y en la manera en que actúas cuando te ocupas. Extraño tu eterna sonrisa, tu buen humor ante todo, en tus espacios para ti, para nada y para mi. Obvio que no pude evitar cuestionarme si era yo la provocante de todo. Probablemente lo soy. A estas alturas, es evidente que lo soy.
No sé cómo hablarte más claro. Si ya con esto no nos entendemos, no tengo más recursos y me tocaría olvidarme de insistir en buscarte, en buscar en algún lugar al hombre al que le escribo ahora.

viernes, 6 de abril de 2012

Fin


Miré tu espalda llena de lunares y no me abrumé con la idea de contarlos.
Miré directo a tus ojos y no quise saber cuál es su color.
Te abracé mientras dormías y no me pregunté si estabas soñando conmigo.
Te sorprendí sorprendido y no me pregunté el porqué.

Capricho


Tengo tantas flores en mi pieza, tengo tantas palabras para susurrarte al oído… tengo tantos dolores para intercambiar por sonrisas. Tengo tantas historias, tengo tanto pero tanto que a veces no me siento capaz de entregarlo. Las manos no me alcanzan… y lo que me alcanza no me es suficiente para lo que quiero.
Mi amor. Mi príncipe. Mi corazón. Mi quijote. Mi cronopios. Mi Mr. Darcy. Mi Velázquez. Mi Noah. Mi Orlando furioso. Mi John Smith. Mi cuaderno favorito. Mi lápiz regalón.
Desde hoy tengo un capricho. Quiero juntar las palabras más bellas, quiero hacer que ellas se tomen de las manos y que se ordenen según cómo se sientan. Quiero escribir, quiero amarrar todo lo que me has liberado con palabras. Quiero escoger las mejor palabras para escribirte lo más hermoso del mundo.
Esas palabras que te liberan para seguir escribiendo. Quiero escoger lo mejor para moverte. Quiero encapricharte, quiero encapricharme. 

No debí




No sé qué hay en mi inconsciente, no sé qué es lo que me hace tan vulnerable. A diferencia tuya, yo no me cuestiono. No creo que sea importante y con eso me basta. Basta con haber aprendido que no siempre la suma de uno más uno es dos. En esa ocasión, la suma siempre me dio uno. Con eso me sobra para saber que no tiene ningún sentido entenderlo. Sólo quiero dejarlo ir.

1, 2, 3 por ti.


Te encontré. Disculpa. Es que a veces estoy demasiado ensimismada como para darme cuenta de que te estabas escondiendo.
Me dijiste cómo encontrarte y ahora que lo pienso, siempre lo has hecho. Siempre me has contado cómo debo seguir tus pasos y cómo debo entender lo que sientes. Y a pesar de eso, hay ocasiones que aún me cuesta saber (o más bien entender) cómo debo encontrarte, cómo debo seguir tus movimientos.
Como sea. Ya lo hice. Y te encontré durmiendo con tu brazo alrededor de mi cintura y con ganas de soñar que me besas. Te encontré suplicando en silencio que abriera un poco más los ojos y que me diera cuenta de cómo ahora las letras también se amontonan en tu cabeza y gritan con ganas por querer salir.
Te encontré riendo. Te encontré con azúcar en los labios y un poco preocupado. Te encontré mientras pensabas en cómo lograr derribar mis muros. Te encontré tan perdido entre los detalles…
¿Cómo es que hiciste todo esto? ¿Cómo es que te escapaste tanto de mis manos que volviste mi juego en contra de mí?
Ese es un motivo más de porqué te amo infinito.

Comienzo

Estoy por comenzar a seguir tu letras, mis pensamientos se amontonan y mi curiosidad comienza a empujarme. 
Ahora comienzo.

viernes, 23 de marzo de 2012

Hasta que

Nada, nunca nada ni nadie me va a a quitar todos los detalles que me has dado durante estos años que han pasado. Nunca nadie me va a quitar tus labios. Sostenme fuerte hasta mi último día, hasta mi último respiro. Nos encontraremos en el otro lado.

miércoles, 7 de marzo de 2012

Chasing Pavements

Sé que esto es amor, pero
si le contará al mundo
nunca diría lo suficiente.


(es que es mucho más que palabras)

domingo, 4 de marzo de 2012

Estaré bien

Aún estoy quebrada en millones de pedacitos, pero soy demasiado feliz.
Soy más creyente que ayer, pero nunca dejaré de hacerme todo tipo de preguntas.
Soy libre y estoy en todas partes, pero estoy muy enfocada en lo que quiero.
Me tiemblan las piernas, pero siempre piso seguro.
Me siento un poco perdida, pero no se va la esperanza.
Soy directa, pero amistosa.
Soy valiente pero me aterra pensar en ciertas cosas.
Estoy enferma, pero me veo bonita.
Y todo esto me dice que estaré más que bien.

Melonoche Nº 32: Fuera

Canción: Uninvited – Alanis Morissette

Como cualquier persona con el suficiente tino, sabrás reconocer al momento de verme que no eres bienvenido. No más. Y no quiero que te lo tomes con conflictos. El tiempo ya hizo lo suyo; me acompañó a juntar mis pedacitos y a reconstruirlos alrededor de valor y a adornarme con sonrisas.
Es tan simple como entender que ahora sí sé cómo ser feliz lejos de ti. Confío en que sé desmenuzar tus palabras y tus volúmenes.
Quiero caminar lento, con mis dientes apretados y con mi respiración profunda… porque ahora estoy bien y no tienes permitido hacerme tambalear. Porque tienes los pasos contados para deambular por mis caminos… al primer error y estarás fuera.
Te lo digo fuerte y claro: te estaré observando de cerca. Puedo cerrar las puertas, puedo decirte no, puedo decir basta. Son suficientes dos segundos para que pueda deliberar.

sábado, 18 de febrero de 2012

Cosas que te diría con la luz apagada

A veces puedo ser tan tímida contigo… es que me pones nerviosa. Me avergüenzo de todas las cosas que puedo llegar a decir. Preferiría apagar la luz para esto. ¿Lo haces tú también?
Haces que me pierda entre tus besos. Haces que mi respirar se torne más rápido. Quiero decirte todo: desde mis pasos hasta el último punto que escribo durante el día.
Quiero agradecerte por besar mis manos y mis mejillas, por saber leer mi piel y por saber entender todas mis palabras.
Haces volver mi inspiración en los momentos en que anda perdida en cualquier parte. Haces que vuelva a preguntarme todos los días que es lo que haría contigo lejos. Nunca me quites tus melodías y tus miradas.
Acércame siempre a ti tomando de mi cintura.
A veces puedo ser tan dura conmigo… es que no puedo evitarlo. Basta un recuerdo para que mis manos te busquen y me devuelvan el normal. No te alejes, no te vayas, quiéreme siempre y enciende la luz.

Simple

No soy simple, ni dulce… y tengo una historia para contar.
Hace mucho tiempo atrás estuve enamorada. Me obsesioné y dejé de ver defectos y errores. Pensé que nadie podía tocarnos. Nada ni nadie podía separarnos. Me parecía que buscábamos lo mismo.
Resultó que no. No soy una mujer sumisa. Resultó que yo no era lo que él deseaba y esperaba. Olvidó lo que yo quería. Olvidó que quería ser feliz, ser madre, mujer y ser amada. Todo lo que necesitaba eran cosas simples para vivir. Todo lo que pedía era simples sonrisas.
Él era un abusador que quería todas mis cosas simples para unirlas a las suyas. No funcionó. Nunca las quise dar.
Ahora todas sus simplezas son simplemente muy complicadas para tenerlas en mi vida.
Todo lo que luego busqué y necesité, fue hombre con el cual pudiera ser una esposa. Y ya lo encontré.
Así de simple.

Escupo

Me cambiaste, ¿sabías? Eras parte de mí, ¿sabías eso también?
Solía estar tan de pie… solía ser tan fuerte y tan compuesta. Me tenías tan vulnerable que bastó tu abrazo para romper mi espalda.
Y ahora no puedo dormir y no puedo respirar. Tanto fue el daño que hiciste… me tragaste para luego escupirme y dejarme en cualquier parte.
Me culpé y me odié por todo lo que me hacías. Y me quebré, tan adentro, tan profundo, que aún estoy recogiendo pedazos de mi.
A pesar de todo, poco importa; me puse mis zapatos más firmes, amarré fuerte mis vendas y hace ya un tiempo dejé de llorar.
No hay más para ti.

Got it

Sí, entiendo bien como son las cosas ahora. Comprendo que me equivoqué tremendamente contigo en muchas ocasiones. No quiero hacerlo de nuevo. Sé que hay muchas cosas en este mundo que podrían desarmarnos, pero ¿sabes? Me siento tan firme con tu mano sobre mi cintura.
Escucha. Quiero invitarte a seguir soñando con los ojos muy abiertos. Pensemos en nuestros compromisos y en la forma en que siempre hacemos funcionar las cosas. Soñemos con Diego y Emilia, en sus pequeñas manitos y en su dulce risa. Soñemos con nuestra casa, con nuestra compañía eterna. Tengamos fantasías sobre las cosas que haremos en las noches y sobre los sueños que soñaremos. Respiremos.
¿Te dije que te amo de manera infinita?
¿Te dije que te necesito todos los días?
¿Te dije que te cuidaré hasta no abrir más los ojos?
Sí, soy una mujer afortunada. Afortunada por contar con mis dos manos para escribir sobre lo completa que me siento cuando pienso en ti.
Quédate conmigo.

martes, 14 de febrero de 2012

Lo sé

Te conozco.
Me sé de memoria los muchos colores de tus ojos.
Podría dibujar tus lunares y reconocerte sin siquiera mirarte.
Y sé que me adoras, que me admiras. Se que no te importa que haya amado antes ni que tenga tantas heridas como historias para contar.
No esperas que sea algo que no soy ahora, no esperas cambiar mi vida... eres feliz compartiéndola. Sé que me prefieres antes de casi todas las cosas y que escogerías un poco de caos antes que dejarme.
Te lo advertí, te dije lo curioso que puede ser estar conmigo... y asumo que ya te habrás dado cuenta: yo no siento en forma normal.
Me gustas de todas las maneras, ¿lo sabías? 
Lo sé.

lunes, 13 de febrero de 2012

Melonoche Nº30: Redención

Canción:  Redemption Song por Johnny Cash.


Me hubiera gustado saber dibujar. Me hubiera gustado no tener dolores y poder caminar con tranquilidad. Me hubiera encantado que me dieras el don completo de las letras, no sólo una parte de él. Me hubiera gustado que respondieras siempre a todas mis preguntas y que hubieras puesto la verdad frente a mis ojos.
Nada de eso hiciste y aún no entiendo el porqué. Como sean las cosas, debo agradecerte por toda la vida por enseñarme de forma exacta las palabras que me dan felicidad y que me mantienen de pie.
Perdón por dudarte. Todo debió pasar para llegar donde estoy.
Gracias por dejarme acariciar letras, por darme respuestas en esta vida, por darme este canal de escape tan silenciosos pero tan firme. Gracias por mostrarme estas palabras de redención.
Gracias por permitirme escribir y cantar las palabras de libertad.

Escape

Me acuerdo de la forma en que te escapabas de mis manos, te esfumabas y por más que intenté retenerte, seguiste encontrando la forma de oxidarme, de quebrar mis piernas y nublar mi vista. Aún me pregunto si fuiste tu el que comenzó a correr o fui yo la que te indicó que ya era hora de partir.
No lo supe y aún no lo sé.
Me dio fiebre, me dio anemia de instinto y tu que no te decidías nunca si nuestro amor estaba muy delicado... pues sí, agonizaba... y mientras tu querías matarlo de un disparo, yo quería ir deshojando... quitándole los pétalos uno por uno.
No, te decía. Quiéreme, te rogaba. No quería que te fueras. Comenzaste por quitarme tus manos y tu sonrisa... Lo intenté. Intenté detenerte con mis brazos, traté de enredarte en mis piernas, quise confundirte con mi boca. Igual te marchaste. Me empujaste fuera de la cama y terminaste por matar mis sueños, mis versos y los mejores besos. 
Y tu olor seguía en mis sábanas. Las lavé y no me quedó nada más de ti... ni los recuerdos.

sábado, 11 de febrero de 2012

Black Hole Sun

Este es un video de Soundgarden que me causa real temor. Me asusta infinitamente. Me ha dado las peores pesadilloas y los mejores cuentos.

viernes, 10 de febrero de 2012

Cuidadosa

Suave me deslizo entre las líneas para que las letras no se golpeen al caer. Así me enseñaste a ser: cuidadosa.. cuidadosa con las cosas que amo y conmigo. Metódica en tratarte y exacta al besarte. 
Amor, dulce corazón, que te aferras tan bien a mis caderas quebradas... que me aseguras siempre que secarás mis lágrimas de mis mejillas, que limpiarás mis manos y que sacarás el barro de mis zapatos.
Estoy tan atrapada en ti. Siempre estás intentando ponerme de pie haciéndome respirar profundo cada vez que estás cerca de mi. ¿Cómo lo haces? Pareciera que no te cansas de sanar heridas de mi espalda que no son de tu autoría. Sabes limpiarlas, sabes curarlas y cuando ya estarán cicatrizadas.
¿Cómo no amarte con un poco de susto? ¿eres real? ¿cómo es que rompes cada miedo? Estoy tan agradecida de Dios por empujarme a tu lado cada vez que por temor quise escapar. Ya entendí, de aquí nadie... nadie me mueve.
Hoy, antes de dormir diré que encontré a un hombre en quien puedo confiar y por la mierda que creo en nosotros.
Es todo lo que necesito.

She will

Me hice pequeña. Medía 10 centímetros, no más. Me preguntaba si me ibas a querer de tal tamaño. Iba a entender si tu respuesta era negativa, pero ¿cómo preguntarte? Todo era increíblemente grande como para buscarte rápido. Aún así lo hice. Demoré 1 día completo en salir de mi pieza, otro en bajar las escaleras y otro más en salir de mi casa.
Ese día comencé un viaje que iba a demorar un poco más de 20 años. Llevé lo preciso: pocas cosas en mi mochila, mil ideas en mi cabeza y mi corazón lleno de secretos que sólo podía contarte a ti.
Durante el camino me encontré con enormes mariposas, finales de arcoíris y rastros de caracoles. Caminé con decisión los primeros 18 años. Los últimos dos comencé a dudar que si alguna vez llegaría a encontrarte. Me perdí tantas veces en el camino, me confundí de persona y me engañé con los colores de los días. Sin embargo, llegó el momento. Me paré frente a tu puerta y grité tu nombre. Te asomaste y no me notaste de inmediato. Cuando supiste que estaba allí, me tomaste con mucho cuidado entre tus manos y dejaste que descasara en tu hombro. 
Desde ese día he vivido como si mirara a través de tus ojos y como si midiera otros 10 centímetros más.