domingo, 27 de noviembre de 2011

Sueño

A veces sueño que mi alma sale de su cuerpo y que sigue tu melodía.
Sueño que me regalas tus noches, tus risas y tus prisas.
Sueño que me tomas por la cintura por el resto de mi vida y que adivinas cómo es el dolor en mis tobillos.
Sueño que apagas el sol para susurrarme a oscuras cuánto me quieres.
Sueño que tus manos frías me buscan y me encuentran cerca de mis caderas.
Sueño que te beso muy lento.
Sueño con tu alegría.
Sueño que me caigo y tu nunca dejas de levantarme.
Sueño que nos perdemos.
Sueño que.
Sueño y espero que me escuche Dios.
Es que he sido tan feliz contigo.

lunes, 14 de noviembre de 2011

Votos


Cuando los rayos del sol se matizan y caen en tu rostro, cada vez que me abrazas con tanta fuerza y me transmites hasta lo que piensas; me pongo ansiosa, siento todos los colores e intento ser suave. Sostengo mi respiración y trato de hacerte sentir lo que hay dentro de mi corazón.
Quiero hacerte feliz y hacer tus sueños realidad. Quiero coser y sanar cada herida que te he hecho. Te he mostrado los pedacitos de piel que nadie ha visto, mis fortalezas y mi talón de Aquiles. ¿Te vas a quedar conmigo, verdad? Porque quiero seguir contando tus lunares mientras beso tu espalda... quiero volver al otoño en que nos conocimos, quiero seguir conversando sobre el futuro del cual no tenemos idea. Quiero mostrarte cómo tomar un lápiz, cómo tocar piano. Quiero ser June y quiero que seas Johnny Cash.
Oye, prométeme.
Prométeme que vas ordenar estos sentimientos. Prométeme que me besarás cada vez más suave, que no me soltarás de la mano. Nunca. Dime que me querrás a pesar de lo agridulce que a veces puedo ser. Promete que recordarás las cosas por las cuales te enamoraste de mí cada vez que no me veas. Dime que me sacarás los zapatos cada vez que quiera sentirme cómoda. Prométeme que serás el hombre más hombre, que secarás mis lágrimas, que te robarás mi dolor y que juntarás mis recuerdos en mi cabeza para que nunca se vuelvan a ir.
Prometo agradecerte por siempre por entregar tanto tu corazón. Prometo mirarte dormir y mirarte a los ojos siempre. Prometo llevarte de la mano a lugares que no conocías antes. Prometo ser la mejor mujer. Prometo dejarte siempre tomar de mi vestido y enseñarte a buscar los colores. Prometo enseñarte sobre todo y sobre nada, sobre la luna y el sol, sobre el sonido y sobre el silencio, sobre las notas y los compases..
Ay amor, dulce amor... tan atrapada que estoy. Libérame. Libéranos. Déjame sostenerte fuerte pues yo creo en esto, en cada letra y en cada verso.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Home

Te escribo esta carta desde el otro lado de la vereda, desde un lugar muy guardado y muy escondido dentro de mi. Estuvo entre muchas jaulas, herido y sin vendas. Aquí una hoja al borde, donde tiro casi al azar las letras que se ordenan según el inconsciente que las creó. Aquí está lo que dijo el lado más pesado y denso de mi, casi en los límites.
No sé porqué será que de vez en cuando siento una angustia agridulce, pero quiero agradecerte por traerme devuelta y no soltar nunca mi mano, aunque haya intentado zafarme muchas veces. Agradecerte por mostrarme dónde estaba mi hogar y por fijarte en la forma de cada una de mis lágrimas. Por fin me di cuenta  dónde pertenezco y me quedaré ahí hasta que se escape mi último aliento.