lunes, 23 de mayo de 2011

Ilegal


¿Me escuchas? ¿Igual que antes? Espero.
Quién hubiera imaginado que me irías a dañar de la forma en que lo hiciste… teniendo tan claro que lo estabas haciendo. ¿Qué hice mal? Pensaba que si alguna vez sucedía algo así, iba a ser yo la causante, por un simple motivo: eres más fiel a ti mismo que yo.
Dime, ¿cómo es que tú estás de repente tan lejos cuando yo aún ando tan cerca? Es que desde que te fuiste no he parado de morderme las uñas y de hacerme las mismas preguntas una y otra vez. Es que no entiendo… explícame… dijiste que me ibas a querer hasta el fin de tus días, y te creí… pero hasta donde yo sé, aún estás vivo.
Me has sacado tanto aire ¿por qué no me devuelves un poco?
Con todo esto, empiezo a pensar que debería dejar de soñar.

You're not sorry

Nadie puede estar más confundida, pensaba Consuelo. Caminaba rápido a la casa de Felipe para pedirle una explicación. Hace un par de horas, ella se había enterado de una nueva mentira por parte de él y es que ya no puedo más. Necesitaba escucharlo. Se preguntaba si todo había sido por algo que había dicho sin darse cuenta o por algo que hizo o porque sus palabras en algún momento no se entendieron bien.
Apenas llegó, Felipe la invitó a pasar. Ella no aceptó. Ambos caminaron por la calle. Consuelo se sentó en la vereda en silencio y él se quedó de pie. Eran las doce del día.

-       Me enteré – dijo Consuelo.
-       ¿De qué? –
-       De ella – apretó los labios para evitar llorar.
-       … –
-      ¿Pensaste que nunca me iba a dar cuenta? –
-       Lo siento… - dijo entrando en desesperación por haber sido descubierto de tal forma – pensaba contarte.

No tenían una relación formal, pero no hace muchos días habían hablado de corazonadas sobre pasar sus vidas juntos, bromearon sobre ello pero también conversaron en serio.

-       Pero me di cuenta antes. ¿Qué pasó con todo? 
-      Estoy intentado volver con Natalia. 

A Consuelo se le apretó la garganta. Cerró con fuerza los ojos e intentó poner inmediatamente un orden. ¿Para qué hacer eso? En el caso que la quisiera a ella, ¿por qué tratar de estar con alguien más tan poco días después? Y en el caso de que realmente le gustara Natalia, ¿para qué decirle tantas cosas que terminaron no siendo ciertas? No aguantó. Se abalanzó sobre Felipe, le dio golpes en el pecho por la desesperación, lloraba muy fuerte y le exigía una explicación. Se movía violenta. Felipe intentaba contenerla, pero Consuelo se soltaba y que la dejara en paz, le gritaba. La logró contener en un abrazo. Tapándose la cara, Consuelo se echó a llorar desconsolada.

-      No te costaba nada decirme todo desde un principio –
Felipe no respondió. Sólo la escuchó llorar.

domingo, 22 de mayo de 2011

No has visto todo.


Y si me preguntaras cómo me siento ahora me quedaría en silencio, sonreiría tratando de pretender, me reiría suavemente, miraría el suelo y diría resignada que tengo mis piernas más quebradas que nunca, que apenas me estoy sosteniendo y que tengo ganas de detenerme y no seguir ni escribiendo.
Todas y cada uno de las cosas que me han pasado me prepararon para esto, para no ser autodestructiva otra vez y para no deshacerme en pena. Pero es que hay algo tan fuerte en mí que insiste en tomar de mis manos y levantarme del suelo, que me acaricia el pelo mientras me seco los ojos para que después continúe sin decirme hacia dónde tengo que ir. Y no importa dónde, nadie se va a detener conmigo.
Pero es que hay algo en mí que aunque ahora no esté bien, me obliga a ponerme de pie y con mi mejor postura.
Quizás no había dimensionado lo importante que eres hasta que agotaste cada uno de los recursos que tenía para amarte. No sabía todo el poder que tenías en mí. ¿Lo sabías tú?
Me empujaste fuerte y caí de rodillas. Lloré por los rasguños y cada una de mis lágrimas secó en el suelo sin que nadie supiera que estuvieron ahí.
Me llevaste más allá de mis límites, donde lo que escribo se quema frente a mí, donde lo que leo se olvida, donde cada uno de mis huesos se quiebra y donde mi cintura no es suficiente como para sostenerla.
Pero, ¿sabes? Puedo con esto y con mucho más. Soy mucho más. Incluso esto, no va a ser capaz de quitarme mis lápices… ni siquiera mi voz. Estoy volviendo con mis pies bien puestos en la tierra y con las bandas aseguradas en cada una de las heridas. Aún no has visto todo de mí. Soy demasiado fuerte y siempre he podido sola. Aún no has visto lo último ni lo mejor de mí.

Pelando la cebolla

Después de darme tantas vueltas, hoy y ahora te odio como nunca. Me encantaría tener aún más control sobre mi y decir: córtala, no fue para tanto.

sábado, 21 de mayo de 2011

Cosas por decir

No suelo usar esas palabras, pero tu amigo es un conchasumadre. Que se ponga él un bozal, a ver si deja de hablar weas... y el golpe en la cara no se lo quita nadie. Nadie. Se lo ganó. Maricón de mierda. Sólo un weon con muy pocos huevos habla así de minas que no conoce. No estarías un sólo día con lo que yo tengo.
Y tu también eres un penca por darle espacio para que hable así.
Dije.

viernes, 20 de mayo de 2011

I never will


Lo deseé una vez y aquí va de nuevo: ojalá que cuando estés en su cama pienses en mí. A lo mejor ahí sí te pesa la conciencia.
Que se dé cuenta de cuánto le has mentido, mientras yo misma te prendo fuego desde los pies. ¿Pensaste que iba a creer siempre toda la cantidad de mierda que sale de tu boca?, ¿tan estúpida crees que soy? No, no. No quiero leer tus cartas. No me interesa y ya sé lo que dicen, puedes llevarte tus excusas de cabro chico muy lejos.
Ya sabes que no estaré ahí para ti. Sabes que cada una de mis palabras van a retumbar en tu cabeza por mucho tiempo más. Sabías qué estabas haciendo cuando decidiste mentirme, sabías en qué te estabas metiendo. Para variar fui la última en enterarme. Y si ella sabe la verdad, te merece tanto… y sinceramente espero que sean más que felices. Que disfrute al hombre que tiene a su lado. Y también, quizás, ella crea cuando le digas que te confundiste, que hiciste las cosas mal y ahora que lo harás bien. Espero que te crea. La bendición de la ignorancia.
Ahora que ya sabes la situación, tienes que dejar de hablar, de explicarte, no me interesa. Te di todo y sólo pedí honestidad a cambio. Asi que antes de empezar a defenderte, deberías partir por dejar de pretender. Puedes empezar arreglar tus cosas para partir. Tal como leíste, salir de mi vida y no volver. Encuentra a alguien más para mentirle. Ando en busca del amor, alguien que satisfaga cada uno de mis deseos. Quiero un hombre a mi lado, no a un niño que corra y se esconda. Ya no hay más para ti. Ya no te creo.
Y no lo haré nunca. Nunca. Nunca más te voy a escuchar. Nunca más te tomaré fuerte. Nunca más te voy a extrañar ni a caer de nuevo. Nunca más te voy a desear. Nunca más te voy a besar. Nunca más vas a saber qué hay dentro de mí. Nunca más me vas a ver. Nunca más me escucharás reír. Nunca más te voy a amar. Nunca lo haré, nunca más.

Sueños rotos



Sí, me enteré. No creo que era lo que esperabas, ¿no? Se aceleró mi corazón, un escalofrío corrió muy rápido por mi espalda y en dos segundos se me apretó la garganta. Te llamé y colgaste. ¿Estabas con ella?
- No – dije en voz alta con desilusión al darme cuenta de lo que estaba pasando. Es que no entiendo, ¿para qué otra vez? ¿para qué contaminar tanta dulzura? ¿para qué mentirme tanto? Si lo que más quiero es confiar tanto en ti y parece que tú mismo estás intentando cerrar las puertas y no entiendo porqué insistes en empujarme tan lejos de ti.
¿Qué quieres? ¿Quién eres? Parece ahora que todo está demás; las conversaciones, las promesas, las preguntas, ¿está todo anulado? ¿Por qué nunca me avisas? ¿Cómo quieres verme? ¿Necesitas escucharme llorar? ¿Quieres que me ponga de pie, tome lo que queda y me vaya a otro lugar?
Me cansa. Sé que sabes. Puedo ser tan fuerte y tan fría como piensas… pero soy el doble de frágil de lo que crees… y también lo sabes. ¿Necesitas quebrar mi cintura?, ¿necesitas cortar mi espalda y ver más cicatrices en mis piernas?, ¿no fue suficiente con la primera y segunda vez?, ¿hay algo que no alcancé a entender?, ¿algo que me haya perdido?, ¿algo que no supe ver?
No más… te lo pido. Cada vez es como si rompieras todo lo que he escrito sobre ti, justo frente a mi. Cada letra. Eso no se recupera. No podré juntar los pedacitos de papel, son demasiados.
No hay promesa del último café.
Junté mi propio montón de sueños rotos: una combinación de papel, pétalos y un perfume que se va escapando más rápido de lo que creí.

miércoles, 18 de mayo de 2011

Algo más

Quiero que tus manos me enamoren.

martes, 10 de mayo de 2011

Historia de sólo de la ida (1)

Hoy, en uno de los muchos momentos que me encontré mirando el techo, pensaba en cuando era más pequeña. Esos días cuando recién comenzaba a escribir. Era tan tímida, tan callada, tan sensible. No me di cuenta en realidad. No sé en qué momento esto de escribir pasó de ser algo que servía como escapatoria, a algo que me tomo muy en serio.
Y han sido tantas cosas y tantas personas que me han empujado hasta este camino. Primero, mi hermana mayor. Cuando yo tenía cuatro años, sentía una tremenda curiosidad por aprender a leer y siempre le pedía que me leyera y lo hacía tan de mala gana que mi curiosidad aumentaba. Desde que aprendí a leer y a escribir, nada me paró.
Desde que tengo memoria invento historias en mi cabeza. Es como si las viera frente a mis ojos y pocas veces hago cambios en esas historias.
Mi primer cuento lo escribí con mi mamá. Yo le iba diciendo la historia, lo que pasaba con los personajes y cuál era el final. Recuerdo que era muy desordenada para contar la historia. Contaba el final y le decía "¡No, no! Mamá, mejor que se devuelva y no haga eso" y mi mamá pacientemente borraba lo escrito y partiamos de nuevo. Nunca le he dado las gracias por eso.
Por ahí tengo mis primeros cuentos (que no tenían sentido alguno), pero me sentía tan bien. Eran míos y yo los había inventado. Eran como la muñeca que uno siempre trata como su hijo. Bueno, en vez de la muñeca, yo, a los 8 años, tenía mi primer cuento y que era como mi hija.
Mención especial merece al primer hombre que le dediqué palabras. Alan. Me gustaba mucho y me ponía nerviosa cada vez que pasaba cerca mío en el pasillo del colegio. No sé qué será de él. Le escribí una poesía con rimas consonantes. Según yo recuerdo, era algo súper romántico. Le mostré a mi profesora de Lenguaje (Alejandra Castro) mi poesía. Ella sabía que a mi me gustaba Alan. Dijo que era muy buena la poesía y que siguiera escribiendo. Sé que lo dijo sólo para incentivarme. Gracias a Dios que lo hizo. Lástima que perdí ese cuaderno. Tenía 10 años.

domingo, 8 de mayo de 2011

Britney Spears - Sometimes



Nunca antes hecho. Pero esta canción me desconcentra ahora y hace que me sienta mucho más pequeña. Se me  cayó el carnet

sábado, 7 de mayo de 2011

Milanés

Quiero llenar el breve espacio en que no estás.

viernes, 6 de mayo de 2011

Tonta tonta.

Un poco cansada de tener el corazoncito roto. Estúpida de mí, tonta tonta por sólo pensarlo. Parece que tenían razón, los príncipes nunca llegan, no hay señales, no existe él hombre que sea capaz de completar cada una de mis oraciones. ¿Es mucho pedir que sea como los amores de las películas? Tan dramático, tan romántico y con un final feliz. Tan honesto, con tantas mariposas y con millones de... de nada, da igual.
De la suma de cosas que podías hacer mal hoy, hiciste sólo una, y la peor.Y aunque quisiera, ya no puedo.

miércoles, 4 de mayo de 2011

Manita

Soy la más tontita, me hice llorar a mi misma. Dios.

lunes, 2 de mayo de 2011

Adiós



Creo que llegó el momento de despedirme. Es la única opción cuando ya poco y nada queda. Después de tanto, me toca soltar tu manito, sentarme a mirar y contar cuántos son los pasos que das mientras te alejas y desapareces.
Tengo poco de que quejarme y mucho que decir. No me gusta cómo se están dando las cosas. En realidad no tengo mucho más que hacer. Pasó lo que pasó.
Quiero que te cuides muchísimo, que presten atención. Quiero que tengas muchos amigos, alguien que te ame y que sólo te pasen cosas buenas. ¿Cómo no me voy a preocupar? De repente todo es tan peligroso y me aterra saber que ya no puedo estar ahí para asegurarme que todo está y que estés bien.
Quiero que sepas que yo estaré bien, que te extrañaré con todo mi corazoncito y que tus imágenes jamás se irán de mi memoria. Quisiera abrazarte por última vez, besarte y esconderme entre tus brazos… tanto tiempo que fue mi lugar.
Me gustaría una última rosa antes de llorar. Me gustaría que de vez en cuando pensaras en mí, que cuando quieras contarme algo, lo hicieras. No dudes nunca que yo estaré ahí para ti… siempre, cada vez que te sea necesario.
Muy de a poco se desvanece tu aroma de mis ropas, voy perdiendo tu sabor. Si pudiera, en serio lo haría, correría hasta alcanzarlos, tomaría cada uno del los recuerdos, los pondría uno al lado del otro para que no pierdan sentido, los ataría de las manitas para que ninguna se perdiera y los guardaría bajo mil llaves.
No puedo decir más. Te voy a extrañar como nunca, lo prometo. Fuiste lo mejor.
Te amo. 

You belong with me



You're on the phone with your girlfriend, She's upset
She's going off about something that you said
She doesnt get your humour like I do

I'm in the room, its a typical Tuesday night
I'm listening to the kind of music she doesnt like
And she'll never know your story like I do

But she wears short skirts, I wear t-shirts
She's cheer captain and I'm on the bleachers
Dreaming bout the day when you wake up and find
That what you're lookin for has been here the whole time

If you could see that I'm the one who understands you
Been here all along so why can't you see?
You belong with me

Walkin the streets with you in your worn out jeans
I cant help thinking this is how it ought to be
Laughing on the park bench thinkin to myself
Hey isnt this easy?

And you've got a smile that could light up this whole town
I havent seen it in awhile, since she brought you down
You say you find I know you better than that
Hey, Whatcha doing with a girl like that?

Oh I remember you driving to my house in the middle of the night
I'm the one who makes you laugh when you know you're about to cry
I know your favorite songs and you tell me about your dreams
I think I know where you belong. I think I know it's with me.

domingo, 1 de mayo de 2011

Slave



A veces me dan ganas de arrancarte la polera, de obligarte a tomarme tan fuerte y dejar que me recorras tan lento... de la forma que quieras. Te quiero sobre mi, morderte tan despacio, sentirme fuera de mi propio control.  Apretarte la espalda y que me tires el pelo. Que me recorras con tu lengua . Ven, te necesito aquí y ahora. Sabes dónde y cómo encontrarme.