miércoles, 30 de marzo de 2011

Abrumador

Cada noche, un poco antes de dormir, me pregunto si habrás pensado en mi hoy y si lo estás haciendo ahora. Que ganas de decir que yo sí.


domingo, 20 de marzo de 2011

Good girl


The dress is Chanel
The shoes YSL
The bag is Dior
Agent Provocateur
My address today, LA by the way
Above Sunset Strip, the hills all the way
My rings are by Webster
It makes the heads twirl
They all say, "Darling, what did you do for those pearls?"
What?! I am a good girl !

sábado, 19 de marzo de 2011

Look at me


No quiero que te preocupes. No vine a invadirte ni a quitarte algo. Quiero que mires al hombre que tienes al lado y nunca, pero nunca, lo dejes ir. Que lo amarres si es necesario. Él jamás te hará llorar, te hará sentir hermosa todos los días. Te acariciará cada vez que sea necesario y te dirá lo que siente sin que se lo preguntes. Es el mejor amigo y consejero. Siempre tomará de tu mano e irá a todo lugar si le pides compañía.
Yo perdí mi oportunidad, no hagas lo mismo con la tuya. Ámalo, cuídalo, escúchalo al reír, sobre todo cuando es esa risa de niño chico tan verdadera. Abrázalo fuerte, dale todo lo que tengas, míralo a los ojos siempre y agradécele a Dios por lo afortunada que eres.
Regálale besos lentos, suaves. Tira un poco de su pelo de vez en cuando. Prepara sorpresas, le encantan… los detalles también. Hazlo dormir y bésalo en la frente sin que se de cuenta; su expresión se transformará en algo más suave.
Hazme ese favor. Nunca te duermas sin antes pensar en él ni sin agradecerle. Escríbele. Tienes todo lo que no tengo para vivir. No lo eches a perder.

viernes, 18 de marzo de 2011

Sin asunto

Please, just write to me.

miércoles, 16 de marzo de 2011

Homónimo


Hace varios días que la típica ensalada de ideas en la cabeza de Francisca no la dejaba dormir. Lloraba mucho y por todo. El motivo: no le gustaba estar insegura, no saber por dónde empezar a desenredarse. Sea como fuese, ese día domingo fue la gota que rebalsó el vaso. Su ex con otra mujer. ¿Por qué le importaba? Se le aceleró mucho el corazón cuando supo. Aún no entiende. Perdí todo lo que soñé, decía... y que tampoco se había dado cuenta antes. Que justamente él, a la persona que ella le había cerrado todas las puertas no hace mucho tiempo atrás, era lo que más necesitaba y que estaba muy lejos de aparecer de nuevo... o de volver.
¿Si me aparesco? No, ¿para qué?, se dijo mil veces durante el día. Pensaba que sólo haría más daño: él no se lo merece y ella... bien por ella que vio todo lo bueno en él. Perdí, no me gusta perder, dijo Francisca en voz alta camino a su casa. Cuando llegó, se detuvo en el patio delantero y se arrepintió de tantas cosas. Fue a su pieza, se sentó en el escritorio y miró la pared.
Cuando decidió sacarlo de su vida, se quejaba, no había pensado en la forma que debió haberlo hecho. Tenía mucho miedo esos días, de ese real. Error. Se le apretó el pecho, encendió su lámpara, sacó su cuaderno y escribió tres cosas: una carta de despedida, unas disculpas desfasadas y este cuento.

lunes, 14 de marzo de 2011

Sentences


No me atrevería a decir si ya te encontré. Hace tanto que te escribo… y es que es raro que se me haga tan fácil, si nunca te he visto. Ya casi puedo sentir como vienen los momentos, como se aproximan y se transforman en recuerdos, atrapando su lugar firme en el corazón. Estoy ansiosa. Te siento en los labios y en mi cintura hasta cuando lentamente desapareces; ya no están tus manos sosteniéndome, ni tu voz recordándome tus colores. Es que me mantiene saber que estás por ahí, quizás antes de dormir, pensando en mi.
Será como el cine. Cuando una sonrisa cómplice indique que todo comenzó, que de a poco el mundo de cada uno se detiene y se mezclan… o encajan. Siempre me pregunto si lo sabré cuando te tenga al frente. ¿Y si ya viniste? Y ahora no quieres saber de mi. No. Será como en el cine. Cuando nuestras miradas se crucen, desapareceré en forma, mis pies no dolerán más y mis manos estarán firmes. Lloraré por otros motivos y estas líneas no sonarán tan ridículas. Sí, será como en el cine. Cuando nace una pequeña sonrisa luego de un beso silencioso bajo la lluvia.

lunes, 7 de marzo de 2011

Perdón

Hoy me volví a agredir. Hace ya tiempo que no lo hacía. Es sólo que a veces no puedo más. Las emociones me superan tanto que necesito sacarlas de mi de alguna forma. Cualquier forma. Los antiguos ritos ya no me funcionan. Antes me rompia el puño, me lo quemaba raspándolo contra la alfombra. No me acuerdo cuándo... como que... ya no me fue suficiente. 
En mis peores días me hice heridas con las uñas. Me rascaba hasta que salía sangre. De vez en cuando me encuentro con esas marcas en mis piernas. Otro días, no tan malos, me dejo moretones. La forma en que lo hago depende de lo que tenga más cerca. No sabría como explicarlo en realidad.
Pero hoy... hoy. Hoy se me pasó la mano. Hoy me golpeé las piernas con mis zapatos. Esperaba moretones, no el tipo de marcas que quedaron. ¿Saben que parece? Son sus palabaras en mi cuerpo. Es lo que siento en exterior. Cuando me miré y vi lo que había quedado luego de los golpes, lloré con más fuerza. Me pedí disculpas. No merecía eso. No merecía ese tipo de marcas. No.

viernes, 4 de marzo de 2011

The guy who takes his times


A guy what takes his time, I’ll go for any time
I’m a fast movin’ gal who likes them slow
Got no use for fancy driving, wanna to see a guy arriving in low
I’d be satisfied, electrified to know a guy what takes his time

A hurry-up affair, I always give the air
Wouldn’t give any rushing gent a smile
I would go for any single who would condescend to linger awhile
What a lullaby would be supplied to have a guy who takes his time, ooh

A guy what takes his time, I’d go for any time
A hasty job really spoils a master’s touch
I don’t like a big commotion, I’m a demon for slow motion or such
Why should I deny that I would die to know a guy who takes his time

There isn’t any fun in getting something done
If you’re rushed when you have to make the grade
I can spot an amateur, appreciate a connesseur in trade
Who would qualify, no alibi, to be the guy who takes his time