sábado, 30 de octubre de 2010

Poca ropa



De todas maneras le hacia falta. Hay ciertas veces que el viento te saca los problemas, que se los lleva con él, y él a cambio de llevarse tus problemas, te deja un olor, uno curioso, en eso pensaba. ¿Qué pasaría si el viento se acaba?, no podía dejar de preguntarse. Caminaba despacio, muy despacio. El frió se le notaba y por primera vez, no le molestaba su pelo desordenado. Caminaba conversando con ella, escuchando cada palabra que salía de su imaginación. Sí que estaba cansada, con tanto en su cabeza por tanto tiempo... para nadie es fácil, se dijo, tengo que estar orgullosa de mi. Llegó a su casa, no saludo a las personas que estaban allí y se fue a su pieza. Derecho a su cama. Cerró los ojos e intentó pensar en algo o en alguien. Cualquier voz en su cabeza la hubiera ayudado en ese momento. Sentía voces lejanas, muy lejanas, susurrándole sus historias, pero ella no alcanzaba a escuchar. Respiró profundo, seguramente eran sus propios pensamientos los que hacían ruido. Se desvistió. Extrañamente, la poca ropa siempre le traía la tranquilidad que necesitaba. No sintió ni escuchó nada. Buscó en sus recuerdos y los intentó mezclar con canciones y no pudo. Nada salía de ella. Literalmente el viento se llevó todo, dijo en voz alta. Se levantó de su cama, se sentó frente a su computador y esto fue lo que salió obligándose a escribir. Tantas letras la ahogaban.

miércoles, 27 de octubre de 2010

Me caso

Quiero casarme. Sé que lo he dicho mil veces (o quizás más). A mi favor tengo que decir que no es tanto por la emoción del evento, ni por el vestido, ni por los detalles, ni por la torta ni por nada... es el novio. Es tener esa relación tan perfecta dentro de todas sus posibilidades. Eso es lo que quiero. Quiero mi mejor amigo. No quiero dudas. Quiero comprar juntos los anillos, quiero reírme, quiero flores (muchas flores). Quiero, y aunque suene extraño, quiero una rutina. Esa rutina que no aburre. Quiero despertar todos los días con la misma cara, quiero reírme de las mismas cosas y quiero aguantar las mismas mañas. No le veo lo malo. No entiendo porqué no creer en el matrimonio. No es perfecto, y no espero que lo sea. Quiero intentar que lo sea, como dije antes, dentro de lo que se puede. Quiero ansiedad en mi corazón. Quiero eso y creo en eso. Creo que está él para mi, no importa el tiempo, no importa la gente que se cruce y que se vuelva a cruzar en el camino. Al final de éste, siempre estará él.

lunes, 25 de octubre de 2010

Límite

Pensé que ayer me había dado cuenta (y que por fin había aprendido) que todo tiene límites. Incluyéndome. Todo lo tiene. Pero creo que me equivoqué. Pasó hace dos minutos.
Típico día de semana en la noche: música aleatoria en mi iTunes y yo estudiando o pajareando. En este caso, está haciendo lo segundo. Pensaba en alguien, en una mujer que está enamorada y por orgullosa no lo dice. Intentaba darle una voz, intentaba crear una para ella. Una voz dulce, tranquila, pero segura, que insiste que esas cosas de amor no valen la pena. Todo normal hasta ahora.
Mi computador me habló. Esbozaba las primeras palabras de esta mujer, cuando suena de fondo una canción de la película Hércules (sí, la de monitos). Meg, la enamorada de Hércules, canta que no va a aceptar que está enamorada "... no me interesa tener novios. Eso es historia, ya lo sé todo". A lo que las musas (que actúan como narradoras en la película) le responden: "¿A quién crees que engañas? (...) bien sabemos dónde está tu corazón" Y yo dije que es la conciencia de esta mujer hablando. Sí, pasó todos los límites. Demasiada imaginación por hoy. En cualquier momento exploto. Maldita canción que me robó la idea.

jueves, 21 de octubre de 2010

Dime lo que sientes

Dime lo que sientes, dímelo otra vez
déjame escucharte, déjame creer
hasta donde llega, hasta donde va
dime que es muy fuerte , que nos va a durar.


Dime que aunque a veces cuestan tanto las palabras
dime que me llevas en la mente y en las ganas.
Dime que va más allá de una adicción, de la piel, del corazón
dime lo que sientes, dímelo otra vez y otra vez y otra vez


Habla con los ojos, habla con la piel,
habla con las manos, ponlo en en un papel.
Dime lo que sientes cuando yo me voy,
dime cómo duermes cuando yo no estoy


Dime que aunque a veces cuestan tanto las palabras
dime que me llevas en la mente y en las ganas.
Dime que encontraste todo lo que un dia buscabas,
dime que tu sientes lo mismo que yo

domingo, 17 de octubre de 2010

For everything


Y tomabas de mis manos. Las conocías como si fueran las tuyas. Si pareciera que fue recién ayer que estaba acariciando tu cara y bajabas los ojos como si tuvieras vergüenza de no sé de qué.
Ni te imaginas lo que daría ahora por sostenerte muy cerca, tocar tu pelo  decirte muy despacio al oído que todo va a estar bien. No hay de qué preocuparse. Es que quiero un día, sólo uno, para decirte lo mucho que te extrañado desde que te fuiste. ¿Aún estás por ahí? ¿Aún piensas en mí? ¿Me ayudarías a entender? Dime si estoy mal. Dime si ya las cosas no van a ser como antes. Aún quiero sacar de ti todos tus problemas, tus temores y regalarte, de vez en cuando, letras nuevas. Créeme. No hay nada que no sería capaz de hacer para volver a escuchar tu voz, buscar tus ojos y darme cuenta de que sí... aún miras hacia atrás.
¿Me dirías todo, cierto? En serio. Lo siento por todo, por culparte, por desaparecer, por olvidar y encerrarme. Lo siento, no puedo retroceder el tiempo. Y ¿sabes qué logre? Herirme por herirte.

viernes, 15 de octubre de 2010

Full Circle

Ya te había dicho. No soy ningún tipo de juego el cual puedes ocupar cuando quieras. No necesito venderte quien soy, ni decirte que te vayas a la mierda. Ya te habrás dado cuenta que no soy alguien que puedes controlar. Soy más fuerte de lo que parezco ser y soy mejor de lo que mereces. Tus palabras me resbalan y tus manos jamás me alcanzaron. No soy domesticable. No me voy a acostumbrar a tus malos hábitos, no voy a callar tu egoísmo, lo siento. No estoy en un error, no estoy siendo falsa, es lo que está en mi cabeza, te guste o no. Soy de una manera distinta. Ya vez que si intentas sujetarme puede que explote y muy cerca de ti. Me puse de pie y por fin te hice callar. Tengo decisión, me hago escuchar, sé llamar tu atención y cuándo gritar. Estoy orgullosa de mis logros, de ser la mujer que soy, de mi sexualidad y que puedo decidir cuando ir y cuando volver. No me interesa que me trates de convencer, tengo mis pies más que puestos en la tierra. No te quiero escuchar, no lo intentes, no te molestes... no me vas cambiar.

lunes, 11 de octubre de 2010

No me mires

Ya me acostumbro a la idea... o por lo menos tengo que intentar hacerlo. ¿Por qué? Porque él no me va a querer, porque parece que tengo más defectos que virtudes y porque mi piel no es perfecta. No es siempre suave y porque mis ojos no son claros. Mi pelo es un desorden y porque cualquiera ya puede ver que he crecido por todas partes. No sé ya ni cómo ocultarlo.
Él no me va a querer porque ella es mejor que yo, porque no es yo, porque no tiene mi cabeza ni las cosas dentro de ella. No me va a querer porque mis uñas no pueden ser de colores y porque no puedo ser de otra forma.
Ya sé que no me va a querer. Mis ojos se ven siempre cansados y porque mi cara no es suave y no puedo reír siempre. Él no me va a querer porque no quiere tener más problemas. Lo sé. Y yo soy uno.
Aún así... yo te voy a querer toda mi vida.  

Crime III

Tercero. Una cama y los dos mirándonos de frente. Te imagino con tus manos en mi cintura y tus ojos en los míos  (y es que nadie, además, toma de mis caderas tan bien). Te imagino en detalle buscando algún lugar en mi donde poder apoyarte. Por ahora guardas silencio y trato de adivinar lo que piensas, diciendo: te apuesto que te gustaría estar así conmigo todo el día, todos los días (yo diría que sí).

Crime II

Segundo. Una cama, tu al lado izquierdo. Te imagino con las manos detrás de tu cabeza y con los ojitos abiertos. Te imagino buscando mi mirada en tu derecha. Te pienso recalcando lo regalona que ando por acurrucarme tanto a tu lado. Por lo menos yo, te diría que me encantaría estar así todo el día.

Crime I

Primero. Una cama, tu al lado izquierdo. Te imagino con las manos detrás de tu cabeza y con los ojitos cerrados. Te imagino en detalle sintiendo tu pelo con tus dedos. Por ahora estas solo y pensando quizás en mi. Te pienso con ganas de estar de esa forma todo el día. ¿Sería mucho mejor si yo estuviera a tu lado?