lunes, 30 de agosto de 2010

Sentido

Después de escribir varios borradores, me di cuenta de que todo deja de funcionar cuando las cosas dejan de tener sentido. Todo es así. La vida es llevadera cuando tiene sentido. La pena es liviana cuando le das un sentido o si se quiere un fin, un bien más grande.
A pesar de eso, el tener un sentido no hace el silencio más o menos liviano (o pesado). El sentido del silencio no afecta el resultado del mismo. No lo hace bueno ni malo. Quizás lo conduce a otra dirección, pero nada más. No sé si alguien se ha preguntado eso... porqué el silencio, y cuando estas en silencio ¿por qué? ¿por qué lo mantienes? ¿por qué te gusta o incomoda? Si yo me preguntara el sentido de mis silencios creo que pasarían dos cosas: perdería todo mi encanto y me volvería loca.

viernes, 27 de agosto de 2010

Notes for him



Hoping that you're reading. Let me know.

Ahora que ya me puedo las piernas, que no me tiran y me permiten estar donde estoy ahora, volví a leer tus cartas. Las he guardado muy bien ¿sabes? Me he preocupado de guardarlas en un lugar donde no les llegue el sol, así no se van a desteñir ni las hojas se pondrán feas tan luego. Las dejé en una parte visible para que cada vez que necesite las pueda mirar sin mucho esfuerzo... ni te imaginas cuántas veces me han sacado sonrisas. Ese era el fin ¿cierto? Hacen que un escalofrío recorra fuerte mi espalda... ni yo sé bien qué es lo que me indica eso. Las repaso una y otra vez y me hacen sentir bien. Aunque las cosas no están ahora como alguna vez esperamos, me siento feliz por todo lo que pasó. Tengo la sensación de que sin imaginarme te traje vida, sin darme cuenta creo que te llené de colores y te di sentido para muchas cosas... lo mejor de todo es que no forzosamente tiene que ver conmigo. Te ayudé a estar contigo y estar bien. Creo que nada, absolutamente nada, me pudo haber hecho más feliz. Sino me equivoco, alguna vez te dije... las cosas que me hacen feliz, no necesariamente tienen que ver de forma directa conmigo. Quizás no estamos bien, o quizás lo estas (que sería lo mejor, en este caso), pero me quiero jactar de que te hice bien, de que tomé parte de ti y le di un respiro... y eso es algo que espero que sea permanente. Creo que eso es todo, por ahora. Un beso.

Please, I really want to know.

lunes, 23 de agosto de 2010

Sólo el mar


Bucear en el fondo de tu alma
Tenderme en tu calma, y en tu borde navegar
agua cielo, cielo y agua resumen en ti
sólo el mar, sólo el mar, sólo el mar

Contemplarte, en tus tardes cenicientas
Y en las caracolas de tu enfado naufragar
Nubes grises, mil tormentas resumen en ti
sólo el mar, sólo el mar, sólo el mar

Y en tus olas mi temor
y en tu brisa mi deseo
y al compás de tu marea
el puñal de mi mareo
y mirarte y encontrar
solamente tu reflejo
en el mar, en el mar, en el mar

Derramar tu esencia en el cuenco de mi mano
Perderte, recogerte y volverte a derramar
Sal, coral, espuma y barro resumen en ti
Sólo el mar, sólo el mar, sólo el mar

miércoles, 18 de agosto de 2010

Dejarla partir


Soltó su mano y dijo:
- No me importa, ya me hiciste mal. Me da lo mismo lo que sientas. No calza lo que dices y haces. No entiendo... y de nuevo, no me importa. -
- Mira, las cosas no son tan así... -
- Dime entonces cómo son. -
- No es tan fácil... -
- Es que para ti nada lo es. Era tan simple como decirme "no quiero nada contigo".-
- Pensé que estaba asumido... -
- ... -
- No quiero separarme de ti -
- Demasiado tarde te diste cuenta. Se te olvidaron las cosas más importantes y ya no tienes nada que hacer.-
- Te quiero... -
- No me importa -
Se puso de pie y se fue con las manos y dientes apretados, aguantando el llanto. Él siguó sentado. No hizo nada más. Sólo la vio partir.

lunes, 16 de agosto de 2010

Seminare

Hace días que tenía la canción en la cabeza. Play

Quiero ver, quiero entrar,
nena, nadie te va a hacer mal,
excepto amarte.
Desde su cama se perdió en la melodía. Miraba el techo. El sol le llegaba directo en el rostro esa mañana. Cerró los ojos y cantó sonriendo.

Vas aquí, vas allá,
pero nunca te encontrarás
al escaparte.

Dios sabe porqué, pero cada vez que escuchaba la canción le gustaba imaginarse caminando. Si, caminando. Por horas y sola.

No hay fuerza alrededor.
No hay pociones para el amor.
¿Dónde estás?
¿Dónde voy?         (A ninguna parte)
Porque estamos en la calle de la sensación,
muy lejos del sol... que quema de amor.

Se imaginaba cruzando la calle corriendo. Siempre le había dado susto cruzar la calle. Se imaginó sentada en cualquier suelo con sus puntas de pie muy estiradas y muy juntas. Pelo amarrado.

Te doy pan, quieres sal.
Nena, nunca te voy a dar
lo que me pides.

Respondió como si le hablaran a ella. No era mucho lo que pedía. Quizás sí. Se corrigió.
Te doy Dios, quieres más,
es que nunca comprenderás
a un pobre pibe.

Se fue al mar. Aunque nunca aprendí a nadar, siempre me ha gustado correr por la orilla. Asi como... escapar del agua. Que pava.

Esas motos que van a mil
sólo el viento te harán sentir      (¿y si corro?)
nada más, nada más.
Si pudieras olvidar tu mente
frente a mi, sé que tu corazón
diría que sí.

Es que es imposible. Lo siento. No.
Le hubiera encantado levantarse y salir a caminar.

No hay fuerza alrededor.
No hay pociones para el amor.
¿Dónde estás?
¿Dónde voy?
Porque estamos en la calle de la sensación,
muy lejos del sol... que quema de amor.

Recordó que no podía. Ni esto, ni lo anterior, ni nada. Sus piernas, ni espalda la dejan. Se tapó hasta la cabeza y siguió durmiendo. Quiso, en realidad.

sábado, 14 de agosto de 2010

Soneto LXVI



No te quiero sino porque te quiero
y de quererte a no quererte llego
y de esperarte cuando no te espero
pasa mi corazón del frío al fuego.

Te quiero sólo porque a ti te quiero,
te odio sin fin, y odiándote te ruego,
y la medida de mi amor viajero
es no verte y amarte como un ciego.

Tal vez consumirá la luz de Enero,
su rayo cruel, mi corazón entero,
robándome la llave del sosiego.

En esta historia sólo yo me muero
y moriré de amor porque te quiero,
porque te quiero, amor, a sangre y fuego.
 
Pablo Neruda

domingo, 8 de agosto de 2010

So enjoy

- No quiero que te muevas. Escucha con atención y no demuestres reacción alguna de lo que te estoy diciendo. Vas a tener que fingir que nada está pasando. -
Tomó un largo trago de su vaso. Sus manos temblaban. Continuó mirando hacia el frente intentando seguir las indicaciones de ella al pie de la letra.
- Si logras alcanzarme te voy a dejar hacer y deshacer. -
Ella se dio media vuelta y salió del salón. Él la siguió rápido recordando palabra por palabra lo que ella le había prometido.
- Supe que no has hecho las cosas bien. Me gusta que sea así. Me excita. Voy a tomar el tiempo que necesite. No preguntes. No sientas vergüenza. Deja de temblar que quiero darte un poco del azúcar que pondré por mi cadera y que podrás lamer. No te muevas aún, escúchame, que pronto tus manos podrán saber quién te ha estado hablando desde tan cerca. Tranquilo, tómatelo con calma que hoy no te escapas. Now if you're ready, come and get me. -
La seguía por los pasillos del Casino, no dejaba de mirar sus piernas y su pequeño vestido negro.
Ella se detuvo, se puso frente a él. Acarició su pecho, ya casi llegamos. Pasó sus dedos por su boca, mordió lento su oreja. Tiró despacio de su pelo, dejó que él la tomara por la cintura, respiró fuerte y le disparó.
Él cayó al suelo. Muerto de inmediato.
- Sabía que ibas a quitarme todo, hijo de puta. Ya lo tengo devuelta -

sábado, 7 de agosto de 2010

Tontería



A veces pienso qué pasaría
Si un día de estos te doy un beso
Te gustaría, te encantaría
Te morirías o me odiarías

Pasan las horas y los minutos
Y yo no duermo ni un segundo
Y sólo sueño con que algún día
Vuelvas a ser mi compañía

Y ya no aguanto
Me duele tanto olvidar

Tu sonrisa, tu mirada, tu reír a carcajadas
o tu pelo, o tus besos, tu aroma, tus consejos
Tu sonrisa, tu mirada, tu reír a carcajadas
o tu pelo, o tus besos

Que tontería tenerte cerca
Si no consigo estar contigo
Y creo que es dificil el poder olvidar
pero es más dificil que tu me vuelvas a amar

Y ya no aguanto
me duele tanto olvidar