domingo, 20 de junio de 2010

Oh darling, please believe me (III)

Y con todo, no dejo de escuchar música.
Me dan ganas de estar aún más cerca. Que me recuerda cuando me tomas por la cintura mientras me apoyo en ti.
Siento tus caderas tan cerca de las mías... no, por favor no te alejes... que ya a estas alturas estoy dependiendo de ti... como nunca me había pasado. Quiero sentirte así siempre. Así es como quiero estar, así es como quiero hacerte sentir.
Quiero ahora tus manos en las curvas de mi espalda... tiraré de tu polera en señal de que por ningún motivo quiero dejarte ir.
Quiero tocar tu espalda, quiero que me beses cerca del ombligo.
Es que cada vez que me abrazas, adoro refugiarme en tu pecho. Que me haces sentir segura, que alguien cuida de mi, que nada... absolutamente nada, me hará daño.
Créeme que si pudiera lo haría todos los días. Recorrería con mis dedos desde tu cuello y muy despacio bajaría, esquivaría algún lunar y sentiría tu piel como la mía.
Me encantaría.

domingo, 6 de junio de 2010

Somethin' left unsaid (II)


He permanecido cierto tiempo mirando mis piernas.
Me gusta que su piel nunca deje de estar estirada.
Me gustan en color y en textura.
Me gustan aunque no me soporten, porque saben moverse y porque no me escuchan.
Les gusta recordarme que están ahí.
Me gusta cuando intentan mostrarme que aún son fuertes y me hacen reír por la mentira.
Me gustan porque saben mostrarse, saben andar y cómo engañar.
Me gustan más cuando tu mano está sobre ellas, porque saben cómo atraerte y hacer que las busques.
Y me gustan aún más cuando se enredan con las tuyas.