viernes, 26 de junio de 2009

Full

I remember when we kissed
I still feel it on my lips
the time that you danced with me
with no music playing


miércoles, 24 de junio de 2009

I can hear heaven

Si es que cierro mis ojos puedo escuchar el cielo.
Si es que cierro mis ojos puedo verte.
Si es que cierro mis ojos puedo recordar lo que siempre me han dicho.

Vendrá un héroe y me salvará de mi.
Vendrás, me darás un abrazo y me dirás que todo estará bien.
Tomarás de mi mano y estaremos tan alto que podré escuchar el cielo.
Si es que cierro mis ojos puedo sentirte cerca.

Vendrás y yo, como un héroe, te salvaré con lo único que tengo.
Vendrás y ruego que te des cuenta que sólo eso es suficiente.
Parece que no.


viernes, 19 de junio de 2009

Y por fin llovió

Después de escuchar durante días a Iván Torres decir que iba a llover en cualquier momento, por fin sucedió. Ya me parecía chistoso. Pensaba: "si quieres parecer weon, sé meteorólogo" y después de pensarlo un poco más dije: "si quieres parecer más weon, sé meteorólogo y aparece en la tele". Ahora le doy descanso absoluto de mis palabras soeces a la Dirección Meteorológica de Chile. ¡¿Cómo no!? Si es la única institución del planeta a la cual el clima le hace algún favor para no ser apedreada por Santiago. Si ya pasaba otro día de sacar a pasear mi paraguas, juro que, cual anarquista, hubiese ido y quemado el edificio de la dirección meteorológica.
Hoy me subí a la micro y me senté. Estaba feliz, de hecho bastante, tenía marshmallows escondidos en mi cartera. Cuando ya me acercaba a mi parada, miré por la ventana si la famosa lluvia se había hecho presente y, según me soplaron las gotitas de la ventana, ni siquiera necesitaría paraguas para llegar mi casa.
Le dije gracias al don chofer y me bajé sin sacar mi paraguas, ni ponerme guantes y con mis lentes puestos. Mala idea. Apenas dejé la micro un viento literalmente me pegó en la cara, mis lentes se llenaron de gotitas y mi pelo se humedeció (se infló) en dos segundos. Abrí mi cartera, saqué mi paraguas y mis guantes y guarde los lentes. Un par de hojas cayeron sobre mi golpeándome fuerte. Mi paraguas estaba roto y tenía una tendencia a querer darse vuelta. Un auto pasó y me mojó los pies. Todo mal.
Maldito Ivan Torres, malditas gotas mentirosas...
Amo el invierno

martes, 9 de junio de 2009

Fuchi

Juro y rejuro que me molesta.
Por la puta que me haces enojar.
No me di cuenta en qué momento se rebalsó el vaso. Seguramente cuando lo hiciste conmigo.
Siempre te quejaste de ella, que no te buscaba, que las amigas no son así, que no te decía nada, que creías que a ella le daba lo mismo tu vida. Puta que me molesta darme cuenta que tu eres así. Se parte por casa. Al primer error, te escondiste... y te importó nada la amistad. ¡Ni un poco! Cierto que me dijiste que te daba lata agarrar el teléfono y llamar. Creo que eres la peor amiga que tuve. Y no exagero.
Puta que me haces enojar.
Te encanta dejar en claro que eres víctima de toda la maldad del resto.
Te encanta idolatrar a la gente que se tiene cariño... como también te encanta decir que eres mediocre. Me das risa. Parece que no te han servido mucho las letras.
Eres fuchi.
No te aparezcas de nuevo... que no serás bien recibida

lunes, 1 de junio de 2009

Cristal


Tengo una constante sensación de impotencia... y sí, quizás un poco de arrepentimiento. Lo estúpido es que tratas de encontrar un responsable preguntándote porqué mierda nadie me dijo nada. Lo peor es que cuando me doy cuenta que la única culpable soy yo. Fui yo quien decidió.

Es extraño. Usualmente me pregunto cómo hubiese sido, qué tan distinto serían las cosas. Es la continua sensación de estar encerrada, de estar atada, es querer correr, saltar, bailar, moverte y no poder. Qué mierda hablo... yo la cagué. Ahora me aguanto.No puedo evitarlo.

Hace años que... los ensayos hasta increíblemente tarde, sacando fuerzas de donde no tienes, cuando los pies te sangraban, repasando en la calle mientras caminas.

Los momentos antes, el miedo, la adrenalina que te invade cuando las luces están en tu cara y no ves a nadie... no hay más: tu y el público, sintiendo que nadie lo hace mejor.

¡Qué mierda! Si no eres nada, nunca lo fuiste... sigue soñando.
Sólo tengo 19 y ya llevo conmigo un cristal roto.