jueves, 9 de agosto de 2007

Sólo quería revisar


Voy bien. Siento mis manos y las yemas de mis dedos sobre una superficie áspera. Sé que respiro, que mi corazón late y por lo tanto, que aún no estoy muerta. ¡Brillante! Siento mis piernas, pero no las muevo. Creo que no puedo, no lo sé... me da la sensación que me las están aplastando. ¡Negativo! No puedo mover los dedos del pie, ¿Y si los obligo?No, no reaccionan. Ya no estoy segura si los siento ¿Por qué tanto ruido? ¿Para qué los gritos? Si sólo quiero revisar.

Suspiro. Mis pulmones están bien, creo, no, lo sé. Me pesa la cadera; como todos los días. Aprieto los dientes y reviso con mi lengua si están completos. Hace mucho frío y mi nariz y mis manos se congelan, lo extraño es que siento sudor en mi cabeza. ¿Es mucho pedir un poco de silencio?. Todavía quiero revisar.

No quiero que me levanten, nunca me había sentido tan cómoda, mi cuerpo calza perfectamente con esta superficie. ¿Quién? No aprieten mis manos que duelen y no quiero (¿Y si no puedo?) abrir los ojos. Insisto... por favor no me levanten, sé que dolerá mucho y todavía no termino de revisar. Tengo más frío, supongo que el dolor de las manos será por eso. Lo extraño es que aún estoy sudando, mi cabeza está mojada y me está dando rabia; el ruido, no me muevan, autos y yo sólo quiero terminar de revisar.

Suspiro de nuevo. Espero que sea la última vez estando aquí, me está empezando a doler. ¿Cómo? ¿Quién no lo logró? ¿Qué no logró? ¿Cómo lo voy a conocer si aún no he abierto los ojos?... No, espera... sí sé quién es. Viene conmigo. No me levanten, no me muevan, que quiero intentar abrir los ojos para verlo. Si solo... ya no, me levantaron. Ya lo sé... no sudo, sangro. Adiós amor. Lo siento, esta ves si fue mi culpa.



¿Y el ruido? no escucho, no hay personas, no hay autos y no terminé de revisar ¿Respiro? Aún sí. ¿Abro los ojos?. Me debo ver demasiado torpe en esta cama, con tantas agujas, tan fea, tan... ¿Y si reviso? ¡Estúpido! No estoy muerta, solo un poco maltratada. No, espera ¿Dónde está? No entiendo, Si hace tres horas estaba conmigo. Quiero mi casa ¡Oye! ¿Dónde vas?, quiero despedirme. ¿Me llevarías? Que insistente, si no me escucha ¡No cierres las cortinas! Me gusta ver el amanecer. Gracias por sacarme las agujas, pero... ¿Por qué me tapas? Sabes que no podré sacarme las sábanas, no puedo moverme. Imbécil, mejor para mi. Has todos los arreglos que quieras. Ahora terminaré de revisar.